Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior mantiene el plan del PP de crear una ‘pasarela’ para que los ‘mossos’ pasen a la Policía

Los sindicatos mayoritarios consideran que no hay una gran demanda por parte de la policía catalana

Miembros de la Policía Nacional de los Mossos d'Esquadra en Barcelona.rn
Miembros de la Policía Nacional de los Mossos d'Esquadra en Barcelona.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, mantiene el proyecto puesto en marcha por su antecesor, Juan Ignacio Zoido (PP), de crear una pasarela que permita a los policías autonómicos pasar a formar parte de la Policía Nacional, según reconoce el Gobierno en una respuesta parlamentaria. El PP comenzó a estudiar la medida en octubre del año pasado, después de que varios mossos d'esquadra se pusieran en contacto con el ministerio para preguntar por esa posibilidad, recogida en una ley de 2015 pero nunca desarrollada.

La posibilidad de dejar un cuerpo policial autonómico y pasar a las Fuerzas de Seguridad del Estado se abrió en 2015, con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior. Entonces, el Gobierno de Mariano Rajoy sacó adelante en el Congreso la nueva Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional. La versión finalmente aprobada del texto incluyó en su disposición adicional cuarta la puerta para ello, aunque dejaba pendiente los detalles a un posterior desarrollo en reglamento.

La propuesta tenía como principal objetivo facilitar una salida a los miembros de los Mossos d'Esquadra y de la Ertzaintza que pudieran oponerse a un entonces hipotético proceso independentista en sus respectivas comunidades autónomas. La ley detallaba que aquellos agentes autonómicos que se acogieran a esta posibilidad lo harían con “la escala y categoría equivalente a la que ostenten en su cuerpo de procedencia”.

Este fue el punto más polémico del texto y el que sufrió más modificaciones durante su tramitación parlamentaria. Al final, en el articulado se excluyó a los policías locales y a los guardias civiles, a los que en las primeras versiones del documento se les abría la misma posibilidad.

Sin embargo, el desarrollo normativo de aquella disposición no se comenzó a desarrollar hasta octubre del año pasado, tras la polémica surgida por la actuación de la policía catalana antes, durante y después del referéndum ilegal del 1 de octubre. Zoido la puso en marcha tras asegurar que en Interior se habían recibido “algunas llamadas” —nunca concretó cuántas— de mossos preguntando por esta posibilidad. En mayo, el Sindicat de Policies de Catalunya (SPC) envió una carta a Interior solicitando que desarrollase el reglamento. Aseguraba que algunos agentes sufrían “persecución”.

Según la reciente respuesta parlamentaria del Gobierno al diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez, los trabajos para elaborar el reglamento siguen en marcha y, de hecho, han sido “priorizados” junto a otro desarrollo normativo de la misma ley: el que debe fijar la nueva relación de puestos de trabajo en la Policía Nacional.

En su respuesta, el Ejecutivo de Pedro Sánchez recalca que esta pasarela no existirá, de momento, hacia la Guardia. Para justificarlo, alega que ni la Ley de Régimen del Personal de la Guardia Civil, que fue aprobado en 2014, ni el Real Decreto de 2002 de Ingreso en los Centros Docentes de Formación del Cuerpo de la Guardia Civil “contemplan” que los policías autonómicos o locales puedan solicitar el ingreso en el instituto armado. El Gobierno añade que tampoco se plantea por ahora reformar ese corpus normativo para permitirlo.

Recelos policiales

La decisión de Zoido ya provocó entonces posiciones enfrentadas entre los sindicatos de la Policía Nacional y de los Mossos. Ramón Cosío, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en la institución, recuerda que desde que se aprobó la ley en 2015 su organización ha exigido que la pasarela no fuese en una única dirección. También reclama que se exija a los mossos aspirantes tener una formación específica y equiparable a la que habían recibido los policías nacionales para ingresar. En el mismo sentido se manifiesta Adolfo Medina, portavoz del Sindicato Profesional de Policía (SPP), representativo en las escalas de mando, quien considera que el reglamento “no es urgente porque no hay demasiadas solicitudes. Hay otras prioridades”.

También considera que “no hay una demanda excesiva” el portavoz de Sap-Fepol, Valentín Anadón, del sindicato mayoritario en Mossos. A pesar de eso, Anadón considera que “todo lo que sea favorecer la movilidad administrativa es lógico”. Desde el Sindicato de Mossos d’Esquadra (SME), coinciden en que no son muchos los agentes que piden la pasarela. “Cuando hemos tenido alguna demanda, ha sido por un tema personal, mossos que se han visto obligados a trasladarse fuera de Cataluña por situaciones familiares”, explica su portavoz, Toni Castejón. Para el portavoz del SPC, David Miquel, la medida “sería buena” ya que en su día agentes de otros cuerpos pudieron pasarse a los Mossos. “Da igual el color del cuerpo, todos somos iguales en la calle”, añade.