Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial exhibe firmeza contra el ‘procés’ en vísperas de la Diada

Lesmes critica las trabas de Bélgica, Alemania y Reino Unido a la entrega de los líderes independentistas

El desafío independentista de las autoridades catalanas ha acaparado este lunes, por segundo año consecutivo, el protagonismo de los discursos de apertura del año judicial. En vísperas de la Diada, que se celebra este martes, tanto el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, como la fiscal general del Estado, María José Segarra, han defendido con contundencia la actuación de la justicia en las causas abiertas contra los líderes del procés. "Cuando la Constitución resulta golpeada no puede renunciar a defenderse", ha proclamado Lesmes en el acto presidido por el Rey.

El rey Felipe VI junto al presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, este lunes en la apertura del año judicial. En vídeo, la intervención de Lesmes.

Lesmes no ha mencionado la palabra "Cataluña" durante la media hora que ha durado su intervención en el acto solemne de apertura del año judicial, pero tampoco ha hecho falta: prácticamente, todo su discurso se ha centrado, de forma evidente, en el conflicto catalán. Lesmes, cuyo mandato al frente del Tribunal Supremo expira el próximo 4 de diciembre, ha pronunciado su discurso más combativo contra los "procesos de subversión" en que se ha instalado el secesionismo desde que hace un año el Parlament aprobara las llamadas leyes de ruptura y proclamara la independencia de esa comunidad autónoma. Eso desencadenó la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la intervención de la autonomía.

En los próximos meses, el Supremo juzgará en la causa abierta por rebelión y malversación de fondos a 18 líderes independentistas —hay otros siete fugados— por el proceso que desembocó en el referéndum ilegal de autodeterminación y en la declaración de independencia del pasado 27 de octubre. Lesmes, sin nombrarlos, les ha dirigido un severo reproche: "En ocasiones, la violencia o la astucia —cuando no la combinación de ambas— han permitido desbordar un determinado modelo orgánico de democracia constitucional sin seguir los procedimientos establecidos", ha dicho. La alusión a la "violencia" iba cargada de intención: es el requisito para poder aplicar el delito de rebelión, que pena con hasta 30 años de prisión, entre otros actos, los intentos de secesión de una comunidad autónoma al margen de las vías constitucionales.

"Estos procesos de subversión, al desconocer los valores y principios del Estado de derecho, dividen profundamente a la sociedad, alteran gravemente la convivencia y pueden producir efectos devastadores sobre la paz interna de un Estado", ha advertido Lesmes. A renglón seguido, el presidente del Supremo, que no tiene funciones de juzgador, sino meramente gubernativas, ha citado a Alexis de Tocqueville, jurista y pensador francés del siglo XIX: "En una revolución, como en una novela, la parte más difícil de inventar es el final".

Ataques a magistrados

Esta censura —implícita pero inequívoca— a los líderes del procés la ha coronado Lesmes con una defensa de los "resortes operativos" de la "coerción federal", en referencia al artículo 155, aplicado por primera vez en 40 años de historia constitucional. "Cuando la Constitución resulta golpeada no puede renunciar a defenderse, pues ello comportaría renunciar a la defensa de sus principios configuradores, y del propio Estado, que es democrático y de Derecho".

Lesmes ha aludido también a los "ataques personales a magistrados", alentados no solo desde algunos sectores sociales sino, "lo que es más preocupante", por responsables políticos. El presidente del Consejo General del Poder Judicial no ha precisado si con esta alusión se refería a los ataques sufridos por Pablo Llarena, el instructor de la causa contra los líderes independentistas, o a otros casos de críticas recibidas por magistrados, como las que se vertieron sobre los jueces del tribunal que juzgó a los miembros de La Manada. En cualquier caso, según Lesmes, estas "visiones sesgadas" pueden afectar “al sosiego con que ha de ejercerse la responsabilidad constitucional de juzgar".

La fiscal general, María José Segarra, también se ha refirido a las presiones que reciben jueces y fiscales y avanzó que será "especialmente firme" en hacer frente a esas situaciones. Segarra ha renovado este lunes el compromiso que hizo hace un año el fallecido fiscal general José Manuel Maza para frenar cualquier intento de violación del orden constitucional. "No puede haber excepciones", ha dicho, a la regla de que la ley siempre estará por encima de todo y de todos. El pasado domingo EL PAÍS adelantó que la Fiscalía acusará por delito de rebelión a los políticos que organizaron el referéndum ilegal del 1-O y que el 27 de octubre pasado declararon la independencia de Cataluña.

Un juicio en sesiones de mañana y tarde

El Tribunal Supremo quiere imprimir la mayor celeridad posible al juicio contra los líderes del procés independentista catalán, procesados por rebelión, desobediencia y malversación de fondos. Fuentes del alto tribunal afirman que la vista oral se iniciará antes de final de año y con sesiones de mañana y tarde. Una vez conocida la sentencia —en primavera, calculan estas fuentes—, la Audiencia Nacional iniciará el juicio contra el exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero, procesado por sedición.