Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior escucha las quejas de los policías enviados a Cataluña y los reubica

Habitaciones amplias con tres camas sustituyen a las hileras de literas en los acuartelamientos militares

Las protestas de las primeras decenas de policías desplazados a Cataluña con motivo de la Diada y los sucesivos aniversarios del Procés han sido escuchadas por el Ministerio del Interior. Las hileras de literas en las que iban a ser alojados los agentes durante el próximo mes y medio han sido sustituidas por habitaciones más amplias con tres camas. La reubicación responde a las denuncias realizadas por algunos sindicatos policiales, que consideraban que las condiciones eran aún peores que las soportadas hace un año en el Piolin, uno de los tres cruceros habilitados por Interior para albergar a los más de 6.000 agentes que fueron desplazados con motivo de la llamada "Operación Copérnico" ante el desafío independentista.

En esta ocasión se prevé que sean movilizados al menos un millar de efectivos: 500 policías y 500 guardias civiles, que presumiblemente permanecerán desplazados en Cataluña hasta por lo menos el próximo 15 de octubre.

Desde el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska se insiste en que se trata de unos "refuerzos" para apoyar a los Mossos d'Esquadra y que se enmarcan en la "obligación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de mantener el orden público".

Tras la reunión de la Junta de Seguridad celebrada este jueves con el presidente catalán Quim Torra, Marlaska se refirió a la coordinación entre las dos administraciones, la del Estado y la catalana, utilizando términos como "confianza total", "colaboración" y "lealtad institucional" para mantener el espacio público como un espacio neutral en el que todo el mundo pueda ejercer sus derechos y libertades.