Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación apunta a un fallo humano en el disparo del misil español en Estonia

El Eurofighter llevaba un proyectil real en un ejercicio que en España se hace con munición inerte

eurofighter
Simulación por computador del disparo de un misil por un caza Eurofighter

A falta de que concluya oficialmente la investigación todo apunta a que el disparo fortuito de un misil, el pasado 7 de agosto, por un caza Eurofighter español en el espacio aéreo de Estonia, se debió a un error humano, según fuentes militares. El incidente no causó daños personales, pero pudo haber provocado una tragedia si el misil, un AIM-120 AMRAAM aire-aire, hubiera impactado en alguno de los otros aviones, dos Mirage 2000 franceses y un Eurofighter español, que participaban en el ejercicio.

Las fuentes consultadas señalan que, a falta de recibir los últimos datos y cerrar oficialmente la investigación, las pruebas realizadas hasta ahora apuntan como causa del incidente un error del piloto. Aunque se trata de un fallo “extraordinariamente raro”, sí puede producirse, ya que el procedimiento para disparar el misil es muy complejo. Lo que hace particular este caso es que, cuando los Eurofighter realizan en España este tipo de ejercicios de combate aéreo, utilizan munición inerte, mientras que la OTAN obliga a que los aviones que participan en estas maniobras empleen munición real.

Si se confirmara oficialmente que la causa del incidente fue un fallo humano, Defensa podría abrir un expediente disciplinario al piloto, pero eso no supone que necesariamente acabe en sanción. Habrá que examinar las circunstancias del error para determinar si se produjo una negligencia y de qué gravedad. De momento, el piloto no ha sido suspendido cautelarmente, según declaró la ministra de Defensa Margarita Robles el pasado día 23 a Europa Press.

El misil no ha sido recuperado, pese a que el Ejército estonio realizó una intensa búsqueda entre el 7 y el 17 de agosto. Aunque se localizó un pequeño incendio y un cráter en una zona boscosa, no se hallaron restos del proyectil. Este tipo de misiles disponen de un mecanismo para autodestruirse en el aire si no hallan su objetivo.

Robles mantuvo una “cordial” conversación con su homólogo estonio, Jüri Luik, quien se mostró comprensivo con el fallo y agradeció la misión de protección del espacio aéreo de las repúblicas bálticas que desde 2004 vienen realizando periódicamente cazas españoles en el marco de la operación de policía aérea de la OTAN.

Tras el incidente, la OTAN paralizó los vuelos de los aviones españoles hasta aclarar si el disparo se había producido por algún fallo técnico que pudiera repetirse. Una vez descartada esta circunstancia, los cazas españoles reanudaron a mediados de agosto sus patrullas aéreas en el espacio aéreo de las repúblicas bálticas.Tras un despliegue de cuatro meses en la base de Siauliai (Lituania), el destacamento español, formado por 135 militares y seis cazas Eurofighter de la base de Morón de la Frontera (Sevilla), dio por concluida su misión el pasado día 31 y ha iniciado su regreso a España.

Más información