Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso por secuestro e intento de asesinato se fuga en un traslado a la cárcel de Zaragoza

El condenado regresaba en ambulancia al centro penitenciario después de una revisión médica ordinaria

Benito Ortiz Perea Ampliar foto
El recluso condenado por secuestro e intento de asesinato Benito O.P.

La Guardia Civil busca a Benito O. P., un preso condenado por secuestro e intento de asesinato que se ha fugado este miércoles del centro penitenciario de Zuera (Zaragoza). El recluso se escapó cuando regresaba en ambulancia a la cárcel después de pasar una revisión médica en el Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón.

Pasadas las 12 de la noche, Benito O. P. aprovechó el trámite de acceso a la prisión para quitarse los grilletes, salir de la ambulancia y huir corriendo por una zona de descampados en medio de la oscuridad de la noche, según fuentes de la Guardia Civil. El interno huyó justo en el momento en el que se retiraba la escolta de agentes encargada del transporte.

Instituciones Penitenciarias y la Guardia Civil están investigando las circunstancias en las que se produjo la huida y han activado un dispositivo de búsqueda. Fuentes próximas a la investigación consideran que el preso podría haber planificado su fuga previamente y no descartan que su familia pudiera estar informada de su salida y le hubiera prestado ayuda. Por el momento, se desconoce cómo se pudo quitar él mismo los grilletes que le mantenían sujeto y abrir la ambulancia para darse a la fuga.

Benito O. P. fue condenado el pasado mes de diciembre junto a su hermano por la Audiencia de Huesca a penas de más de 20 años de prisión por el secuestro de una mujer en Zaragoza y el intento de asesinato del propietario de una armería de Huesca al que pretendían robar.

Tanto Benito O. P. como su hermano, que tenían antecedentes por robo, fueron detenidos semanas después de estos hechos en Valencia. En el momento del arresto se encontraban en las inmediaciones de una sucursal bancaria que tenían previsto asaltar. El preso fugado era "muy tranquilo" y estaba adaptado a la vida en el interior de la cárcel, según fuentes penitenciarias.

La huída de Benito O. P. se suma a la que protagonizaron Izquierdo Trancho, el pasado 30 de julio, y Guillermo Fernández, la semana del 15 de julio. La Policía Nacional detuvo a Trancho en León 11 días después de que se fugara. El arrestado, condenado en el pasado por un asesinato y motines, estaba escondido en un domicilio de la capital.

Fernández, condenado por dos violaciones y el asesinato de una de las mujeres a las que agredió sexualmente, aprovechó un permiso de una semana para huir con su pareja de la cárcel de El Dueso (Santoña). Cruzó España, Marruecos, Mauritania, y la policía le detuvo el 30 de julio cuando intentaba ya entrar en Gambia desde Senegal.

Más información