Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda española sale en defensa de la presencia del Rey en el homenaje a las víctimas en Barcelona

PSOE, Podemos, Compromís y sectores de IU, algunos críticos con el discurso de Felipe VI, reclaman a cambio respeto a las víctimas

Homenaje Barcelona
Los Reyes posan con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa Begoña Gómez, en el Palacio de Marivent, a principios de mes. EFE

¿Qué lleva a un republicano a salir en defensa del Rey? Gaspar Llamazares, portavoz de Izquierda Unida en el Principado de Asturias, contesta: "Soy republicano convencido, pero no de ocasión ni solo instrumental ni local, ni tan siquiera de mi casa. Por eso acato la Constitución y respeto a las instituciones, y también por eso pretendo obtener la mayoría necesaria para reformarla. El Rey tiene la misma legitimidad que el presidente de la Generalitat para estar en el acto de conmemoración de las víctimas de los atentados de Barcelona". El dirigente de IU ha creído necesario alzar la voz, junto a otros y desde su republicanismo, en respaldo de que Felipe VI participe mañana en el homenaje a los fallecidos y heridos en el acto terrorista de hace un año en Cataluña, después de que sectores del independentismo hayan anunciado protestas por la presencia del monarca. Los partidos de la izquierda española, algunos críticos con el papel del Rey, defienden a cambio que no se le boicotee en Barcelona.

"En Francia no se comprendería que al presidente de la República se le vetara en un acto con las víctimas. Me parece una cosa increíble, independientemente de que se trate del jefe de la República o del Rey", argumenta en conversación con EL PAÍS Llamazares, que ha escrito junto al exjuez Baltasar Garzón una tribuna en defensa de la presencia del monarca en Barcelona, publicada en eldiario.es. "No es solo una foto, tragarse ese momento de dolor no se lo deseo a nadie y es lo peor que puede pasar en política", apunta. El dirigente de IU ve cínicas además las amenazas de boicot de una parte del independentismo catalán, por su "republicanismo de ocasión".

El Rey tiene la "obligación" de estar mañana en Barcelona y no es aceptable ningún veto a su presencia y, menos aún, la politización de un acto que debe centrarse solo en las víctimas del terrorismo, defienden distintos portavoces de la izquierda española, donde se traza una línea divisoria entre las críticas a la figura del monarca o su actuación en Cataluña con el acto en recuerdo del atentado. Algunas de estas formaciones que respetan la presencia de Felipe VI mañana en Barcelona, como Podemos, Compromís o IU, han sido críticas con el discurso del Rey del pasado 3 de octubre, utilizado por el independentismo para poner al monarca en la diana porque en su opinión defendió la "represión" del referéndum ilegal del 1 de octubre.

"La crítica en democracia es legítima a cualquier institución, pero hay que separar. El de mañana es un acto institucional en el que lo que espera la mayor parte de los ciudadanos es que haya unidad", razona Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado. En su opinión, "la presencia del Rey se inscribe en el ámbito de las relaciones institucionales normalizadas. Quienes no entiendan eso se estarán equivocando y estarán faltando al respeto a las víctimas del atentado". El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se desplazará mañana a Barcelona para participar en el homenaje, junto con los representantes de los principales partidos nacionales.

Desde la discrepancia con ese discurso del Rey, formaciones como Compromís también apoyan que Felipe VI comparta acto en Barcelona con la Generalitat y el Gobierno. "No me gustó el discurso porque considero que el Rey tuvo una posición equidistante. Pero otra cosa es recordar a las víctimas, donde no sobra nadie; todo el mundo tiene el derecho y el deber de mostrarles su respeto", subraya Joan Baldoví, portavoz de la formación valenciana en el Congreso.

También Podemos, un partido que ha dado sobradas muestras de su posición contraria a la monarquía, defiende que el Rey acuda al acto. El portavoz en el Senado, Ramón Espinar, ha argumentado que "mientras Felipe VI sea el jefe del Estado, tiene que acudir a este tipo de actos, que tienen que ver con un terreno que no es el de la política". "Lo que hay que pensar mañana es en el homenaje a las víctimas. Respaldamos que el Estado y sus instituciones rindan su homenaje, no vamos a criticar que acuda la Casa del Rey", apunta Txema Guijarro, secretario general del grupo parlamentario de Unidos Podemos.

"Se trata de actos de conmemoración para un acto que ha sido terrible y del que muchas familias se están tratando de recuperar todavía y creo que es un grave error politizarlo", incide Alberto Garzón, líder de IU. Garzón dice estar preocupado porque el debate los últimos días haya sido quién va o no va a los actos. "Soy profundamente republicano, pero este no puede ser el debate en este momento", apostilla.

Lo destacable de la defensa de los partidos de izquierdas del Rey ante la amenaza de boicot del independentismo reside también en que estas formaciones han cuestionado el papel del monarca en Cataluña, así como la del Gobierno y la justicia ante el independentismo catalán.  Y en que algunas son directamente republicanas.

"Aunque tengamos diferencias en torno al artículo 155, a la prisión preventiva, no se trata ahora de eso. Además, la discrepancia con respecto al discurso del Rey el día 3 de octubre no me impide saber que quien define las líneas principales de su discurso es el Gobierno de turno. ¿Podía haber incluido el matiz del diálogo? Por supuesto, pero eso no me impide seguir reconociendo al jefe del Estado mientras no haya otra posición mayoritaria de la población", concluye Llamazares.