Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa suspende las oposiciones a psicólogo militar tras el varapalo judicial

El tribunal alega que repetir las pruebas suponía "un gran esfuerzo, sacrificio y sufrimiento" para los aspirantes

A la izquierda, tatuaje de un legionario. A la derecha, tatuaje de una aspirante excluida de las pruebas de psicología. Ampliar foto
A la izquierda, tatuaje de un legionario. A la derecha, tatuaje de una aspirante excluida de las pruebas de psicología.

El Ministerio de Defensa ha decidido suspender las oposiciones para el ingreso en el Cuerpo Militar de Sanidad, especialidad de psicología, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid impidiese repetir las pruebas y rechazara el recurso interpuesto por el abogado del Estado.

Defensa no continuará con el proceso de selección de candidatos "hasta que no se hayan pronunciado los tribunales de justicia a fin de garantizar los derechos y legítimas expectativas de todos los opositores", según una nota oficial difundida en la tarde del viernes. El proceso judicial, según las fuentes consultadas, podría prolongarse varios meses antes de que haya sentencia firme.

El departamento que dirige Margarita Robles ordenó repetir parte de las pruebas tras readmitir a dos aspirantes que habían sido excluidas de la oposición por ostentar tatuajes que resultaban visibles con el uniforme femenino (falda), pero no con el común a ambos sexos (pantalones).

Dos opositoras que habíam completado los exámenes y se considerabam ganadoras de algunas de las siete plazas en liza (aunque no se había publicado la lista de admitidos, sí se conocían las notas parciales de los distintos exámenes), presentaron un recurso en el que reclamaban la suspensión cautelar de la medida.

Las pruebas que debían repetirse eran las físicas, inglés y psicología; tanto teórica como práctica. A las primeras, a celebrar el pasado jueves, estaban convocados cinco aspirantes (incluida una de las readmitidas, pues la otra renunció); mientras que a las segundas, a partir de este viernes, fueron citados 130.

Aunque no se ha pronunciado sobre el fondo del asunto, la Sala de lo Contencioso Administrativo del tribunal madrileño se ha negado este viernes a levantar la suspensión de las oposiciones, como pedía Defensa, con el argumento de que obligar a repetir las pruebas a quienes ya las superaron les dejaría “a expensas de su incierto resultado” y les sometería a “un gran esfuerzo, sacrificio y sufrimiento difícilmente compensables”.

Por el contrario, mantener la suspensión de las pruebas hasta que se resuelva el recurso “no generará importantes perjuicios a la Administración”, pues solo se trata de siete plazas, sostiene el tribunal. Más complicado sería, agrega el auto, resolver la situación si se repiten los exámenes y el tribunal acaba dando la razón a quienes tuvieron mejor nota en la primera ocasión, que no tienen por qué ser los mismos que en la segunda.

El origen del conflicto está en la denuncia de una licenciada en psicología que fue excluida de las oposiciones por tener un tatuaje de siete centímetros en el empeine derecho, aceptable en los varones.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció que se cambiarían las normas para evitar que las mujeres fuesen discriminadas en el ingreso en las Fuerzas Armadas, de forma que solo se vetarían aquellos tatuajes que fuesen visibles con el uniforme común a ambos sexos.

Por otra parte, la Guardia Civil ha corregido la formulación de su polémico curso sobre "gestión de emociones", dirigido exclusivamente al personal femenino del instituto armado, que ahora se dirigirá a  "complementar los conocimientos y aptitudes para la promoción de la mujer". El título del curso también ha cambiado. Antes era "Desarrollo personal y liderazgo" ; y ahora será: "Gestión de la Emociones: Autoestima, Poder y Empoderamiento", según informa Efe.