Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encausados tres tuiteros por desear la muerte a un niño enfermo de cáncer porque le gustaban los toros

Un juzgado les atribuye un delito de odio por denigrar al menor, que falleció meses después de recibir un homenaje taurino en Valencia

Adrián a hombros de los toreros que participaron en el Festival taurino solidario.

Una juez de Alzira (Valencia) ha decidido encausar a tres tuiteros (Manuel Ollero Cordero, Eizpea Etxezarraga y Bryan Eduardo Salinas Luna) por un delito de incitación al odio en el caso del niño valenciano Adrián Hinojosa, de ocho años, aquejado de cáncer terminal y aficionado taurino, que recibió un homenaje en la plaza de Toros de Valencia el 8 de octubre de 2016. La prensa se hizo eco del evento, destinado a recaudar fondos para los cuidados oncológicos del niño, quien explicó que su sueño era ser torero. El menor recibió miles de muestras de apoyo y solidaridad a través de las redes sociales, pero también se registraron tuits denigratorios de antitaurinos deseándole la muerte. El niño murió meses después del espectáculo taurino. Algunos medios de comunicación difundieron imágenes suyas rodeado de subalternos y dando la vuelta al ruedo ataviado con una montera de torero.

El menor recibió miles de muestras de apoyo y solidaridad a través de las redes sociales, pero también se registraron tuits denigratorios de antitaurinos

"¿Que qué opino? Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaa. Adrián, vas a morir", soltó al día siguiente del evento la ahora encausada Eizpea Etxezarraga, de 35 años y vecina de Eibar, Gipuzkoa. Eizpea dio de baja su cuenta de Twitter y logró borrar su comentario ante el alud de críticas que le llegaron de otros usuarios de la red. Tras un costoso proceso para identificar su cuenta, fue detenida semanas después por la Guardia Civil de San Sebastián. Entonces se negó a declarar, pero luego, ante el juzgado, defendió que ese comentario lo había hecho únicamente para un grupo reducido de personas y que alguna de ellas lo hizo circular en la red. La Guardia Civil duda de su versión.

A través de su cuenta, Bryan Eduardo Salinas, de 21 años y nacido en Ecuador, soltó, por su lado: “Patético es que defendéis a un niño que prefiere matar a un animal, ojalá el Adrián mate a vuestra madre y se muera”. Fueron los padres del menor, al leer estos y otros comentarios deseando la muerte de su hijo, los que presentaron una denuncia ante la Guardia Civil. Toreros famosos se solidarizaron con el niño al conocer que estaba siendo denigrado en las redes.

Según la Asociación Nacional de Afectados por Internet y las Nuevas Tecnologías (Anfitec), es la primera vez que un juzgado actúa contra tuiteros por delitos, como en este caso, "ajenos al enaltecimiento del terrorismo y la humillación de víctimas y colectivos vulnerables", señala el abogado Manuel Merino, portavoz de la citada asociación. Anfitec pide tres años de prisión y multa de diez meses, a razón de diez euros de cuota al día, para dos de los tres encausados. Para el investigado Ollero Cordero, vecino de Huelva, demanda que se le exculpe por entender que su tuit se enmarca en la esfera de la libertad de expresión y no fue especialmente denigrante para el niño. Ollero pidió disculpas a la familia.

Anfitec pide tres años de prisión y multa de diez meses, a razón de diez euros de cuota al día, para dos de los tres encausados.

Ha habido causas que han acabado en absolución, como los de la tuitera Cassandra, por sus comentarios contra el expresidente del Gobierno del régimen franquista Luis Carrero Blanco, calificados por los jueces como “humor negro”, o los vertidos por el concejal de Madrid Guillermo Zapata acusado de humillar en tuits a víctimas del terrorismo. También el Juzgado de Instrucción 19 de Sevilla archivó una causa por comentarios contra la familia de la joven sevillana asesinada Marta del Castillo, entre ellos el de @Paquitoparties: “El padre de Marta del Castillo se podría indignar menos por los chistes y más porque su hija fuese una puta”.

Falta de colaboración

Aparte de los citados mensajes contra el llamado niño torero, se sucedieron otros muchos en la red con comentarios altamente vejatorios para el menor, pero la Guardia Civil no ha podido identificar a sus autores. “Existe una falta de colaboración de las compañías tecnológicas (Facebook o Twitter) para identificar a usuarios de redes sociales que se ocultan tras su ID (identificador invariable y único asignado por las redes sociales y que distingue a unos usuarios de otros)”, explica Merino. "Estas compañías", añade, "no se consideran sujetas a las obligaciones previstas para los proveedores de servicios de Internet de acuerdo con la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información por no tener su domicilio en España, lo que impide, en la mayoría de ocasiones, identificar a autores de mensajes delictivos", zanja Merino.

Más información