Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La otra cara de un teniente de Infantería

El Supremo eleva a dos años y cuatro meses de prisión la condena a un mando que obligó a un soldado a masturbarse

Fachada del Tribunal Supremo.
Fachada del Tribunal Supremo.

Lunes, 23 de mayo de 2011. Ferrol, A Coruña. El teniente de Infantería Iker E. envía un sms a un soldado. “Ven a mi habitación, mastúrbate y te pago 120 euros”. El receptor del mensaje impone tres condiciones: que la estancia esté a oscuras, que el mando no le hable y que no haya contacto físico.

Cuando la víctima cruza el umbral de la habitación, el teniente reposa tumbado en la cama. Se encuentra tapado con una sábana y agitando su cuerpo. La espasmódica secuencia se desarrolla sin luz. Apenas dura unos minutos. Y concluye cuando el soldado eyacula entre sollozos. “Ya te puedes marchar. Te has ganado los 120 euros”, zanja el teniente, que entonces era jefe de secretaría del director económico de la Armada.

El mando instó a su subalterno a ‘pegarle una patada en el culo’ a su novia

No consta que este soldado que prestaba sus servicios en la Dirección de Asuntos Económicos (DAE) recibiera la recompensa prometida. Pero sí que sufrió un “fuerte ataque de ansiedad” que propició que permaneciera diez días de baja y tres meses en tratamiento psicológico. Así figura en la sentencia de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

El fallo destaca que el soldado obedeció “abrumado por la presión” y “turbado por el miedo”. Y que, tras el episodio de la masturbación, se abrazó a un compañero y le confesó entre llantos que había perdido su dignidad. Reconoció además que llegó a ver una película porno para excitarse antes de entrar en la habitación, poder tener una erección ante su jefe y eyacular lo antes posible.

El Supremo condena a dos años y cuatro meses de prisión al teniente E. por un delito de abuso de autoridad con trato degradante a un inferior. Y señala el modus operando del oficial: servil con los jefes e inflexible con los de abajo.

El alto tribunal destaca que la secuencia de la habitación fue el culmen de un rosario de insinuaciones y peticiones sexuales. En una ocasión, el mando solicitó a la víctima que le enviara fotos de su pene a través del móvil. En otra, le instó a que le mostrara sus genitales “como muestra de lealtad” durante un trayecto en coche oficial.

El oficial pidió “como muestra de lealtad” a un subordinado que le mostrara sus genitales

Las exigencias llevaban aparejada una amenaza. Si el soldado no cumplía las órdenes –recoge la sentencia- volvería al centro donde estaba adscrito, la Agrupación de Madrid (AGRUMAD). Un hecho que ocurrió después de que la víctima denunciara la agresión a un coronel y recopilara las pruebas para emprender acciones legales.

Otro soldado que prestó servicios en la Dirección de Asuntos Económicos (DAE) como conductor y escolta a las órdenes del teniente E. también sufrió el particular carácter del mando.

El oficial decidió cesar a este subordinado del DAE en abril de 2011 después de mantener una conversación telefónica en la que escuchó un comentario de fondo de su novia que le reprochaba el trato a su pareja.

“Te voy a arruinar la carrera”

El teniente amenazó entonces a su subordinado con enviarlo a una prisión militar. Y, tras mantenerle retenido en su despacho tres horas y media, se conjuró para “arruinarle la carrera” y propiciar su expulsión de la Armada.

También le instó a dejar a su novia. “Pégale una patada en el culo, échala de casa. Te va a arruinar la vida”.

El oficial llegó a presumir en su despacho de que la Armada mantenía un convenio con la cadena de supermercados donde trabajaba la pareja de su subordinado y que utilizaría esta vía para forzar su despido.

Una de las víctimas abandonó las FF. AA. por problemas psicológicos

El soldado salió de la reunión “temblando, sobrecogido y asustado”. Y, tres meses después, causó baja por problemas psicológicos y abandonó las Fuerzas Armadas.

La condena a dos años y cuatro meses de cárcel impuesta por el Supremo al teniente E. se emite en el marco de un recurso de casación. El fallo eleva la pena en cuatro meses de cárcel a una resolución del alto tribunal del pasado junio.

La sentencia recoge la “doble apariencia” del teniente. Un mando gozaba de una impoluta imagen entre sus superiores –era resolutivo, competente y minucioso, según el fallo- e imponía una “dominación sistemática” a sus subordinados, a los que solicitaba favores personales, aplicaba sanciones arbitrarias y mantenía bajo un régimen de “total sumisión”.

"Connotaciones sexuales consentidas"

El teniente Iker E. ha sostenido durante la investigación judicial que su actuación obedeció a la estrecha relación que mantenía con sus subordinados. Asegura que las connotaciones sexuales fueron “consentidas”.

El mando señaló que la “reprensión verbal” a un subordinado la noche del 3 de abril de 2011 “se ajustó a derecho y fue proporcionada a incumplimientos objeto de corrección”. Y añadió que la reacción de los tres soldados que le denunciaron fue “de origen espurio, debido al deseo de venganza por haber sido destituidos de una comisión de servicios en el DAE del Cuartel General de la Armada”.

La sentencia cuenta con el voto particular del presidente de la Sala de lo Militar del Supremo, Ángel Calderón. El magistrado entiende que la pena de dos años que impuso el Tribunal Militar Territorial Primero al teniente E. era adecuada. No mantiene el mismo criterio la mayoría de la Sala, partidaria de incrementar la condena en cuatro meses. Entiende que el mando no resarció económicamente el daño a los denunciantes.

Los magistrados que han impuesto su tesis de elevar la condena al teniente E. son Jacobo Barja de Quiroga, Clara Martínez de Careaga y Francisco Javier de Mendoza. Su decisión deja en inferioridad numérica a Calderón, del sector más conservador de la Sala de lo Militar.

Más información