Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren cuatro inmigrantes en una patera en el Mar de Alborán

Otros 49 ocupantes de la embarcación han sido trasladados al puerto de Melilla por Salvamento Marítimo

FOTO: Inmigrantes rescatados en el Mar de Alborán descansan este domingo en el puerto de Melilla. / VÍDEO: Así ha sido el rescate de la embarcación en aguas del Mar de Alborán.

Cuatro cadáveres, junto a 357 inmigrantes, han alcanzado las costas españolas este fin de semana en 11 pateras. Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), en lo que va de año han muerto 239 personas en aguas del Mediterráneo tratando de alcanzar España. Salvamento Marítimo localizó a última hora de ayer una patera solo con mujeres, 14, que desembarcaron en las Islas de Chafarinas. En mayo arribaron a las costas andaluzas 3.400 inmigrantes.

Alzan los brazos al cielo y gritan “¡boza!”, victoria en lengua fula. Entre vaivenes de un mar agitado, 49 subsaharianos, dos de ellos mujeres, acaban de ser rescatados por Salvamento Marítimo. Dos pasajeros de un ferry que conecta Melilla con la península graban la sobrecogedora escena, en la mañana de este domingo, en el Mar de Alborán. “Se me parte el alma”, dice uno de ellos, emocionado con los gritos de alegría de los librados de la muerte. Es la conocida cara del drama migratorio que, en esta ocasión muestra también la cruz: en la neumática auxiliada también viajan cuatro hombres fallecidos. Los que no lo consiguieron. Pasan a engrosar la lista negra de muertos y desaparecidos en la Frontera Sur.

Según los datos del proyecto Missing Migrants, de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), son 239 los migrantes fallecidos en lo que va de año en aguas del Mediterráneo en su travesía hasta España, 15 más que en todo 2017. Los cuatro últimos muertos son todos adultos de origen subsahariano, según la Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma. Los cuerpos fueron rescatados por la Salvamar Alcor junto a otras 49 personas.

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial se ha hecho cargo de la investigación para conocer la razón del fallecimiento de los cuatro hombres, aunque las primeras hipótesis apuntan al ahogamiento.

Todas las personas que llegaron en patera a España este fin de semana son de origen subsahariano. Entre ellas se encontraban al menos 11 menores y 18 mujeres, una de ellas embarazada.

Patera de mujeres

Además, una embarcación con 14 mujeres subsaharianas consiguió llegar a las Islas Chafarinas, un archipiélago español situado a 27 millas de Melilla y a 1,9 de Marruecos. De las recién llegadas, todas son mayores de edad, según ha confirmado la Delegación del gobierno melillense. A la Comandancia General de Melilla, como gestora de las Chafarinas, correspondía ayer decidir si las mujeres sería trasladadas a Melilla o, por el contrario, devueltas directamente a Marruecos, como ha ocurrido con anterioridad con otras pateras integradas por hombres.

A los 126 inmigrantes llegados el domingo y repartidos entre el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla y Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) del sur de la península, hay que sumar los 231 rescatados el sábado en seis pateras. Fueron atendidos en Málaga, Motril, Barbate y Almería. Los 357 migrantes llegados el fin de semana abultan las cifras. En las costas andaluzas ya han desembarcado 3.400 personas solo en mayo. Hasta final de mes, se había atendido a un 92% más de personas que el año pasado, 7.376 migrantes.

La atención a los inmigrantes no para de experimentar picos de llegadas que suelen coincidir en los fines de semana. Es el caso de los 600 migrantes que fueron rescatados en apenas 48 horas, los pasados 26 y 27 de mayo. Este aumento provocó que los Centros de Internamientos de Extranjeros (CIE) y los calabozos de las comisarías de Cádiz y Granada se colapsasen. Actualmente, los CIE de Algeciras y su auxiliar de Tarifa -con 30 y 60 plazas, respectivamente- están siendo empleados para trasladar a las personas de origen magrebí y que suelen ser devueltas, dado a los convenios existentes con sus países de origen.

No ocurre así con los inmigrantes de origen subsahariano. En su caso, son trasladados a los calabozos de las comisarías de toda la provincia de Cádiz hasta que cumplen el máximo de las 72 horas de detención policial y quedan en libertad. Habitualmente, son ONG de acogida, como Cruz Roja, las que se encargan de atenderles. Sin embargo, el pico de los 600 recién llegados de finales de mayo hizo que las organizaciones no pudiesen atender a más migrantes y el Ministerio del Interior diese la orden de liberar sin más a los recién llegados.

La medida improvisada -y, en ocasiones realizada en mitad de la madrugada- obligó a los ayuntamientos a improvisar operativos de emergencias en ciudades como El Puerto de Santa María, Jerez o Cádiz. Estos dispositivos ya se han desactivado, a la espera de un nuevo pico en la provincia. Para ese entonces, está previsto que sea el Centro Náutico Elcano, en la capital, el que se habilite para la atención y estancia provisional de los migrantes. Todo ello cuando mandos policiales de la provincia advierten que no se ha hecho nada, pese a que “había informes de Inteligencia que alertan de que, en 2018, se va duplicar la llegada de inmigrantes” con respecto a 2017.

Más información