Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo anuncia que hará “todo lo posible” para evitar que Sáenz de Santamaría sea portavoz o candidata

El exministro apuesta por Feijóo o Pastor y critica el papel político de la exvicepresidenta

La exvicepresidenta Sáenz de Santamaría y el exministro García-Margallo, en 2015.

El exministro de Asuntos Exteriores y diputado del PP, José Manuel García Margallo, ha anunciado este lunes que hará "todo lo posible" para evitar que Soraya Sáenz de Santamaría sea portavoz del PP o candidata del partido en las elecciones generales. Tras el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez, la exvicepresidenta del Gobierno busca acomodo en la formación conservadora, donde ahora mismo es solo diputada. Un momento de debilidad que el extitular de Exteriores ha aprovechado para reavivar su vieja enemistad, fraguada durante el primer gobierno de Mariano Rajoy (2011-2015) y concretada con la salida de Margallo del segundo (2016-2018).

"No es mi candidata", ha dicho el exministro en La Sexta sobre la posibilidad de que Sáenz de Santamaría sustituya a Rajoy en el cartel electoral del PP en las próximas elecciones generales. "Respeto su personalidad, su trabajo, su capacidad de orden, pero estratégicamente, coincidimos muy poco. Creo que esto arranca de muy lejos", ha añadido, apuntando a la gestión del reto independentista en Cataluña como el mayor punto de discrepancia. "Los únicos que quedan del primer Gobierno [de Rajoy] son Soraya Sáenz de Santamaría, Cristobal Montoro y Fátima Bañez, todo el resto han desaparecido, y eran curiosamente los que tenían criterio propio. Estos son los apostólicos, esto es la regencia, y han ido sustituyendo unos ministros por otros, digamos, más intelectualmente dóciles", había explicado antes Margallo en Antena 3.

Rajoy siempre ha gestionado sus equipos permitiendo la división como una manera de equilibrar las fuerzas y de concentrar el poder en sí mismo. Durante su primer Ejecutivo, el consejo de ministros se partió entre los partidarios de Sáenz de Santamaría y los integrantes del llamado G-8, entre los que se encontraban Margallo, Ana Pastor (hoy presidenta del Congreso), Miguel Arias Cañete (hoy comisario europeo) y José Manuel Soria (dimitido). La salida de la mayoría de los integrantes de ese segundo grupo cuando Rajoy formó su segundo Ejecutivo fue interpretada como una victoria de la hasta ahora vicepresidenta. Una derrota de Margallo que sigue marcando la relación de los dos políticos populares.

Al igual que la mayoría de los líderes regionales de la formación conservadora, el exministro de Exteriores cree que Rajoy debe pilotar una transición ordenada en el PP. Su apuesta pasa por la convocatoria de un congreso extraordinario en el que él votaría a favor del presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, o de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tras escuchar su propuesta programática. Pero una cosa está clara: no apoyará a Sáenz de Santamaría.

Más información