Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se manifiestan en Pamplona contra la “imposición” del euskera

Los organizadores han cifrado los asistentes a la protesta en 30.000 y la policía, en 15.000

Manifestación este sábado en Pamplona contra la
Manifestación este sábado en Pamplona contra la EFE

Miles de personas —unas 30.000 según la organización y 15.000 según la Policía Municipal— se han manifestado este sábado por las calles del centro de Pamplona bajo el lema "Por el futuro de todos en igualdad" para protestar por lo que consideran una "imposición" del euskera en Navarra. La protesta, convocada por diversos colectivos sociales y apoyada, entre otras formaciones, por UPN, PSN y PP, se ha iniciado en el Paseo Sarasate, frente al Parlamento Foral, y ha terminado en la avenida Carlos III, ante el Palacio de Navarra, sede del Gobierno regional.

Los asistentes a la marcha —donde se han visto banderas de España y Navarra— han protestado contra la política lingüística del Gobierno Foral. La protesta ha estado encabezada por una gran bandera de Navarra y los manifestantes han coreado consignas como "Esto no es Euskadi, es Navarra" y "Libertad de elección, no imposición".

A la manifestación han asistido, entre otros, los presidentes de UPN y PPN, Javier Esparza y Ana Beltrán, respectivamente, la delegada del Gobierno en funciones, Carmen Alba, el expresidente navarro Miguel Sanz y parlamentarios socialistas.

Al término de la protesta se ha leído un comunicado en el que se ha destacado que el Gobierno de Navarra "favorece a unos pocos a costa de perjudicar a la mayoría" y eso es "una discriminación". En el comunicado difundido por los organizadores, se expone que el euskera "forma parte de Navarra, pero es hablado por una minoría". En el texto se lamenta que el Gobierno de la presidenta Uxue Barkos (Geroa Bai) esté "ciego y sordo a lo que siente una mayoría social". 

Tras resaltar que esta manifestación no va contra el euskera, sino contra la política lingüística del Gobierno de Navarra, los convocantes de la movilización han abogado por "un euskera sin banderas, que no divida, que no discrimine, que sirva tan solo para comunicarse". "Saber euskera es un tesoro, pero no saberlo no es una enfermedad", han concluido.

El presidente de UPN, Javier Esparza, ha declarado a los medios de comunicación que esta manifestación "reivindica la libertad para poder aprender euskera o no hacerlo, libremente", para que se considere a todos los navarros "con los mismos derechos", porque los ciudadanos deben "tener las mismas oportunidades". Ha declarado que "lo que quiere y lo que está buscando [este Gobierno] es un enfrentamiento, también a través del acceso a la función pública" en esta comunidad autónoma. 

La presidenta del PP en Navarra, Ana Beltrán, ha defendido la libertad lingüística y ha rechazado "la imposición del euskera en la educación, en las empresas, para acceder a puestos de funcionarios en la Administración, sobre todo teniendo en cuenta que hay que respetar al 93% de los castellanohablantes " que no hablan euskera. "Tenemos tanto derecho a que se nos tenga en cuenta como ese 7% que lo habla", ha dicho Beltrán, que ha destacado que el euskera "es una lengua propia, pero no es una lengua oficial en toda Navarra y, por lo tanto, no se puede imponer".

El expresidente Miguel Sanz ha comentado que su presencia en la manifestación respondía a su deseo de "decir alto y claro" que no es cierto que con los Gobiernos de UPN "no se hizo absolutamente nada en relación con la normalización y uso del euskera". "Lo que no se hizo nada es contra la libertad de las personas, ni se utilizó el euskera nunca como un instrumento de ventaja para acceder a la Administración o para conseguir otras ventajas en la vida laboral o empresarial", ha asegurado.

Más información