Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE prepara una moción de censura contra Rajoy tras la sentencia de Gürtel

Pedro Sánchez convoca una reunión extraordinaria de la ejecutiva para este viernes

Pedro Sánchez, en rueda de prensa en Ferraz.

El PSOE se inclina por presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy tras la sentencia del caso Gürtel en la que el PP ha sido condenado como partícipe a título lucrativo, según distintas fuentes del partido. Pedro Sánchez ha convocado de forma extraordinaria una ejecutiva plenaria para este viernes en la que la dirección ampliada estudiará todas las opciones para pedir responsabilidades políticas a Mariano Rajoy, entre ellas la de la moción de censura, opción por la que apuesta el núcleo de la dirección. Fuentes de la cúpula afirman que “es el momento de que cada uno asuma su responsabilidad” y que "no hay mucho más margen" que presentar una moción. El órgano del partido reunido este viernes que será el que decida.

El secretario general del PSOE mantuvo conversaciones con miembros de la ejecutiva y distintos secretarios generales y barones a lo largo de todo el día del jueves, y varios de ellos le pidieron que convocara a la dirección dada la gravedad de la situación. Que el órgano que se reúne este viernes sea la ejecutiva plenaria y no la permanente (que es la reducida) da idea de que el partido da la máxima relevancia a la respuesta que ha de dar a la sentencia del caso Gürtel .

La dirección contactó también con las federaciones para pulsar su opinión. Sánchez estuvo reunido en Ferraz durante todo el día con sus colaboradores más cercanos, entre ellos la vicesecretaria general, Adriana Lastra, su jefe de gabinete, Juanma Serrano, y el asesor Iván Redondo. Faltaba el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que estaba de viaje fuera de España pero también se encargó de contactar con las federaciones.

Ningún dirigente partido compareció este jueves para valorar el fallo de la Audiencia Nacional, pero fuentes oficiales trasladaron que la sentencia “implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy”. El PSOE juzga además de “inaceptable la respuesta del PP y el Gobierno ante la sentencia del caso Gürtel”. Dos mensajes que apuntan a la toma de medidas: porque la decisión de la Audiencia afecta directamente a Rajoy y porque la respuesta del Gobierno ha sido insuficiente.

Tras la jornada de reuniones en Ferraz el núcleo duro llegó a la conclusión de que no tenía muchas más opciones que presentar la moción de censura. Entre las posibilidades valoradas por la cúpula en las últimas horas está la de convocar una consulta a la militancia que valide la propuesta de presentarla, o la de anunciar la moción pero con una ronda previa de consultas con los partidos para conocer si existirían números suficientes para que fuera viable.

La decisión final del partido no es sencilla sobre todo por el contexto de crisis territorial en Cataluña, pero al mismo tiempo tiene como precedente importante la moción de censura que el PSOE presentó en abril contra la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, por las irregularidades de su máster. El debate en el seno de la formación radica en que si el PSOE juzgó de relevante para una moción el problema del máster de Cifuentes más motivos hay por una sentencia que condena al PP en el caso Gürtel. A diferencia del caso de Madrid, en el Congreso PP y Ciudadanos no suman mayoría por lo que no sería viable un candidato alternativo del PP en sustitución de Rajoy, como sucedió con Ángel Garrido.

Hasta ahora la cúpula socialista era de la opinión de que no debía presentar una moción de censura en un momento de tanta inestabilidad por la crisis catalana. Pero además, porque la aritmética parlamentaria obligaba a sacarla adelante precisamente con los partidos independentistas, toda vez que Ciudadanos es socio de investidura del PP. El portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, subrayó ayer mismo tras la aprobación de los Presupuestos generales que estos habían visto la luz con los votos de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, y eso bloqueaba la posibilidad de una moción. "Así que no le den vueltas, no hay votos para una moción de censura", escribió en su cuenta de Twitter.

No obstante, la operación buscará ahora que Ciudadanos retire su respaldo al Gobierno, y no sea necesario el apoyo de los partidos secesionistas catalanes en el Congreso.

Pedro Sánchez ha sentido la presión de las bases socialistas que le auparon a su vuelta a la secretaría general, en las que el rechazo a Mariano Rajoy es máximo, pero también de presidentes y dirigentes territoriales. El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, aseguró en la SER que el Gobierno "debe ser censurado". La presidenta de Baleares, Francina Armengol, defendió en Twitter que la sentencia de Gürtel "acredita la corrupción sistematizada en el PP durante décadas", y en consecuencia "España no merece ser gobernada por un partido condenado por corrupción".  Y líderes territoriales como la Navarra, María Chivite, y el de Asturias, Adrián Barbón, utilizaron la misma red social para apoyar la moción. 

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, comprometió su apoyo a una eventual moción presentada por el PSOE. Mientras el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aplazó su decisión pero con una declaración que aventura posibles movimientos: "Esto lo cambia todo".

Más información