Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dimisión de Cifuentes lanza a Ciudadanos a la carrera electoral para 2019

La formación de Albert Rivera se ahorra alinearse con la izquierda en una moción de censura

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este miércoles en el Congreso.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este miércoles en el Congreso. GTRESONLINE

Menos de una hora ha tardado este miércoles Ciudadanos en fijar la mirada en los comicios autonómicos del próximo año. "La dimisión de Cristina Cifuentes abre la oportunidad de ver un tiempo nuevo en la comunidad, que llegará en mayo de 2019, cuando un partido limpio pueda cambiar el rumbo", ha destacado Ignacio Aguado, portavoz en la Asamblea regional, solo 30 minutos después de que la expresidenta anunciase su salida. "Hasta mayo, el objetivo tiene que ser que la comunidad goce de estabilidad y que nos evite vivir escándalo tras escándalo", ha añadido también el dirigente de la formación de Albert Rivera, inmersa en una batalla con el PP por el espacio electoral del centro-derecha.

Con esas palabras, Ciudadanos ha revelado que mantendrá a los populares en el Gobierno de Madrid si presentan un sustituto "limpio" para Cifuentes y que descarta, a su vez, respaldar un Ejecutivo de izquierdas. Aguado salva así alinearse junto al PSOE y Podemos en una moción de censura, una opción que rechazó al saltar el escándalo del máster, pero a la que abrió la puerta a medida que la expresidenta se aferraba al cargo.

Desde el principio, la apuesta de su partido era la vía murciana: descabezar al PP y no facilitar el Gobierno socialista. En esa línea, insistirán en las próximas semanas para presentarse como "regeneradores" de la vida pública por forzar la salida de Cifuentes, pero también como garantes de la "estabilidad". Dos palabras que, precisamente, han repetido este miércoles varios de sus cargos.

Pero, eso sí, esa decisión conlleva también que ahora tengan que posicionarse al lado del PP madrileño, cercado por las tramas de corrupción y de redes clientelares —como Lezo, Púnica y el propio caso del máster—. Para que los populares mantengan el Gobierno regional, el equipo de Aguado debe votar a favor del nuevo candidato que proponga Génova. Y en ese punto van a cargar las tintas los socialistas y la formación de Pablo Iglesias para tratar de evidenciar las "contradicciones" de Rivera y presionarlo para forzar su apoyo. Una opción que no se contempla, a día de hoy, en las filas de Ciudadanos.

A falta de un año para las autonómicas, el vídeo difundido de Cifuentes ahonda en el desgaste de la imagen del PP. Mientras, Ciudadanos crece en las encuestas a costa de su gran competidor en el centro-derecha. Y los populares, además, se plantan también en la recta final sin un candidato a la presidencia.

"Madrid merece un cambio. Pero el cambio se va a hacer en las urnas en 2019", ha repetido este miércoles Rivera, antes de apostar por aguantar a un "presidente interino" del PP hasta los comicios. Según fuentes del partido, ni siquiera prevén negociar nombres concretos con el PP —solo exigen que sea un dirigente "limpio"—. Optan por sentarse a esperar.