Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Costa: “Conocía lo que se producía y no lo denuncié”

El ex secretario general del PP valenciano pide perdón en el Congreso por los delitos cometidos

Ricardo Costa en su comparecencia en Congreso de los Diputados.

Ricardo Costa, el primer político del PP que reconoce que el partido se sirvió de dinero negro en sus actividades, ha realizado este miércoles en el Congreso de los Diputados un íntimo ejercicio de remordimiento. Visiblemente hundido y con dificultades para hablar ha mostrado su arrepentimiento por su participación en los hechos, como hizo en sede judicial: “Conocía lo que se producía y no lo denuncié”.

“Ratifico plenamente lo que dije en mi declaración en la Audiencia Nacional. De la línea hasta la cruz, todo. También mi arrepentimiento y solicitud de perdón por alguna acción que no fui capaz de detener ni denunciar. Pedí perdón en sede judicial y es una satisfacción trasladarla a esta Cámara en mi condición de exparlamentario”, ha señalado durante su comparecencia en la comisión que investiga la financiación del PP.

El ex secretario general del PP valenciano está procesado por delito electoral y falsedad documental en la rama valenciana del caso Gürtel y se enfrenta a siete años y nueve meses de prisión. El pasado 24 de enero afirmó ante el juez que el partido sufragó las campañas electorales del 2007 y 2008 con “dinero negro de empresarios contratistas de la Generalitat” y apuntó directamente al expresidente Francisco Camps como responsable de esta práctica ilegal. Camps, en su posterior declaración ante el juez, negó tener alguna participación en las cuentas del partido. El sistema, ha admitido, permitía que el PP valenciano afrontar las elecciones sin presupuestos cerrados: "Los actos se iban produciendo y solo a final de la campaña se sabía el coste", ha revelado.

Costa ha explicado que desde 2012, cuando dejó sus responsabilidades en el partido, ha evitado hacer declaraciones y se ha sumido en un proceso de reflexión marcado por las consecuencias que podrían tener para él y su vida familiar el conocimiento de esas actividades y la asunción de responsabilidades. “Una reflexión sobre una dura carga personal”, ha ilustrado. “He tenido una profunda conversación familiar que me ha hecho ver muchas cosas y tomar decisiones con su apoyo. Sabiendo claramente que va a tener un coste personal muy elevado a todos los niveles”, se ha sincerado ante los diputados.

Consciente de la “importancia del trabajo de los parlamentarios” por haber sido diputado durante 20 años en las Cortes Valencianas, ha dado gran importancia a poder expresar su arrepentimiento y sus disculpas en el Congreso. “No es fácil ni cómodo. No vengo aquí a dar ninguna lección de nada, ni ejemplo. Ya tengo bastante con aprender de mis errores, lecciones de humildad y respeto. No quiero ser el faro de ninguna iluminación futura”, ha explicado.

Marcos Benavent, entre los miembros de la Mesa de la comisión de investigación.
Marcos Benavent, entre los miembros de la Mesa de la comisión de investigación. EFE

Aunque se ha remitido en todo momento a su declaración en la Audiencia Nacional, Costa ha insistido en que las decisiones de contratar con Orange Market, la filial valenciana de la trama Gürtel, las tomó Camps mucho antes de que él tuviera responsabilidades en el partido. También que el sistema de efectuar pagos en negro procedente de empresarios vinculados a la Administración valenciana estaba instaurado con anterioridad y que, cuando lo descubrió, lo trasladó a Luis Bárcenas, entonces gerente del PP, y este le dijo que era ilegal. Sin embargo, ha manifestado desconocer si el partido tomó medidas para que no siguiera sucediendo. "Cuando alguien te solicita algo que no está bien, tienes dos posibilidades: decir sí o denunciarlo y estoy en esta situación porque no lo denuncié", ha admitido.

Con todo, no se ha considerado "un juguete roto". Ha dicho ser consciente de que su actuación "no ha sido la correcta" y que, más que "poder ir con la cara más alta" tras su ejercicio de contrición, se conforma con "poder ir". "Me conformo con tener un trabajo, ganarme la vida y estar con mi familia", ha rebajado.

Después de Costa estaba citado Marcos Benavent, procesado por las presuntas irregularidades cometidas cuando fue gerente de la empresa pública Imelsa, de la Diputación de Valencia, y personaje clave en la Operación Taula con su aportación de centenares de grabaciones. Benavent, que ha colaborado con la Fiscalía Anticorrupción, se ha negado a contestar a los diputados, como ya hiciera en otras comisiones similares.

Tras años desenvolviéndose como un ejecutivo recaudando desde la empresa de la Diputación que presidía Alfonso Rus, en 2015 Benavent, sorprendió a todos con un radical cambio mental e indumentario al presentarse ante el juez en Valencia vestido como un apóstol lisérgico. El que se definió como El Yonqui del Dinero ha perdido en los últimos meses su locuacidad y ha moderado su apariencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información