Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero llama al PSOE a la unidad interna en la escuela de Gobierno

El expresidente del Gobierno pide al partido cohesión y un proyecto de profundidad

En una cita marcada más por las ausencias que por las presencias, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero arrancó ayer aplausos del medio millar de asistentes a la escuela de buen Gobierno del PSOE al llamar al partido a la unidad interna. El PSOE ha de cumplir con dos condiciones para llegar a La Moncloa, defendió Zapatero ante la atenta mirada de Pedro Sánchez: cohesión interna y ambición de ganar. El expresidente pidió un acuerdo con Cataluña.

Pedro Sánchez y José Luis Zapatero, en la escuela de Buen Gobierno del PSOE.

"La escuela de buen Gobierno necesita una condición: ganar el Gobierno”, advirtió ayer José Luis Rodríguez Zapatero en la inauguración del foro que el PSOE celebra este fin de semana en Madrid con el objeto de reflexionar sobre las experiencias de Gobierno socialistas y el proyecto del partido. El expresidente aportó sus recetas para llegar a La Moncloa, y dio un espaldarazo a Sánchez al pedir la unidad interna tras las destacadas ausencias en la escuela, aunque también reclamó que la nueva dirección cuente con todos y señaló que el PSOE necesita un proyecto con profundidad.

Zapatero acudió al rescate de Sánchez, después de que Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba declinaran la invitación a la escuela con la que el secretario general del PSOE quería demostrar la recomposición de la unidad interna tras las primarias que rompieron al partido en dos. No ha podido ser así porque varios de los dirigentes que apoyaron a Susana Díaz, la que fue su rival en las primarias —que aún no ha confirmado si acudirá— han rechazado asistir. Además de los dos ex secretarios generales, entre los presidentes autonómicos, junto a la probable ausencia de Díaz, faltarán el exresponsable de la gestora y presidente de Asturias, Javier Fernández, y el valenciano Ximo Puig.

A todos ellos pareció Zapatero dirigir un mensaje de que arrimen el hombro, cuando explicó que para llegar al Gobierno el partido necesita “la máxima cohesión, la máxima unidad”. “Todos tenemos que contribuir”, pidió el expresidente, que también hizo hincapié en la integración al abogar por que la dirección dé “espacio a todos”.

Unidad interna, ambición de ganar y un proyecto de país “coherente, sólido y convincente” necesita el PSOE para alcanzar el Gobierno, a juicio del expresidente socialista, que esta semana ha celebrado el 14 aniversario de su llegada a La Moncloa. Zapatero apuntó el camino al PSOE: el partido requiere un discurso de profundidad que se dirija al interés general. “No es tanto dirigirse a los jóvenes, a los mayores, ni siquiera decir que estamos más a la izquierda o menos”, reflexionó. “No, no es un problema horizontal, sino vertical, de profundidad de debate y de discurso”.

Sánchez escuchó en primera fila del público junto a varios miembros de su ejecutiva la vehemente defensa del pacto y del acuerdo que hizo el expresidente socialista. “Cuantas veces haya que arrimar el hombro a Rajoy, hay que hacerlo”, concluyó Zapatero, que también pidió al PSOE que propicie un acuerdo con Cataluña. Comparte por otro lado el expresidente la posición del partido con respecto a la prisión permanente revisable, porque "no suma nada" a hacer "una sociedad mejor".

El expresidente echó también la vista atrás sobre su acción de Gobierno. Ante el intenso debate público de estos días sobre las pensiones, Zapatero defendió que el año que las congeló, excluyendo las mínimas, pensó en las prestaciones del futuro. "No toqué el fondo de reserva, como un gesto de responsabilidad", dijo. "España es feminista", proclamó también Zapatero, quien reconoció que como presidente le quedó en el tintero haber actuado de forma "contundente" contra la prostitución.