Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno nombra a una embajadora para combatir las noticias falsas

El Ejecutivo designa a Julia Alicia Olmo y Romero como representante para las amenazas híbridas y la ciberseguridad

Íñigo de la Serna e Íñigo Méndez de Vigo, tras el Consejo de Ministros. / Vídeo: Soraya Sáenz de Santamaría alerta de las 'fake news' el pasado febrero. Vídeo: Qualiy

El Gobierno ha dado este viernes el primer paso para combatir las injerencias extranjeras en España a través de medios digitales al nombrar a Julia Alicia Olmo y Romero embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y Ciberseguridad. El cargo refleja la inquietud que han generado en el Ejecutivo de Mariano Rajoy los repetidos intentos de crear inestabilidad en España por parte de organizaciones basadas en Rusia que emplean las redes sociales para distribuir noticias falsas. La nueva embajadora era vocal asesora en el Gabinete de la Subsecretaria de Asuntos Exteriores y de Cooperación y estuvo destinada en las Repúblicas de Ghana, Togo y Angola. Una de sus tareas principales será representar al consejo de ciberseguridad nacional, que preside el director del CNI, en foros internacionales.

"Hay que reforzar la ciberseguridad, y la protección en el entorno digital, desarrollando un sector de empresas y de profesionales de calidad en el sector", pidió el jueves la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a los eurodiputados del grupo popular europeo. "Detrás de esos ciberataques, de acuerdo a los análisis realizados, se encuentran organizaciones criminales superorganizadas que operan a nivel internacional y que tienen una motivación claramente ideológica, aunque también intereses políticos desestabilizadores", añadió.

A mediados de noviembre, el Gobierno constató la intervención de hackers procedentes de Rusia y Venezuela en la crisis de Cataluña. Desde entonces, el Ejecutivo busca fórmulas para hacer frente a esta amenaza. No obstante, el equipo de Mariano Rajoy subraya la especial complejidad de legislar en una materia donde la necesidad de fiscalizar la manipulación se entrecruza con la obligación de proteger derechos fundamentales como la libertad de expresión y la de información.

Al tiempo, la estrategia nacional de seguridad, aprobada a finales de 2017, subraya el peligro creciente que supone "la guerra híbrida" y cita, en concreto, los ciberataques, las operaciones de manipulación de la información y elementos de presión económica, que apunta que se han manifestado "especialmente" en procesos electorales.

"Hemos detectado un incremento exponencial de las agresiones procedentes del exterior contra intereses nacionales y europeos", reconoció el jueves Sáenz de Santamaría. "En los últimos tiempos, hemos hablado de llamativas operaciones híbridas para influir en nuestros procesos electorales", añadió. "Resulta necesaria la mejora de las capacidades tecnológicas y de inteligencia".

La nueva embajadora tiene un encargo con carácter de misión especial. Con toda probabilidad, una de sus tareas será hacer realidad una de las propuestas que planteará el PP en el pleno del Congreso de la semana que viene: que España impulse un gran acuerdo internacional contra la desinformación.