Detenidos tres miembros de una banda juvenil por el homicidio de un joven en Ibiza

Los arrestados pertenecen a una organización jerarquizada que se dedica al robo de teléfonos móviles

Agentes de la Policía Nacional en una foto de archivo.
Agentes de la Policía Nacional en una foto de archivo. Albert García

La Policía Nacional ha detenido en Ibiza a tres jóvenes miembros de una organización dedicada a los robos por su presunta implicación en un homicidio y un robo con violencia cometido contra un chico de 23 años durante la madrugada del día de Navidad en la zona de Figueretes de Ibiza. Según ha informado la Policía Nacional, los arrestados formaban parte de una banda juvenil organizada jerárquicamente que se dedicaba a cometer robos de teléfonos móviles y que ya estaba siendo sometida a vigilancia. Dos de los arrestados, cuyas edades no han trascendido, han pasado este domingo a disposición judicial y un tercero ha quedado en libertad.

Los hechos se produjeron la madrugada del día de Navidad cuando la víctima regresó a su domicilio tras celebrar la Nochebuena. Presentaba heridas en la cara y en las manos que se habían producido, según le dijo a su madre, por una caída. Cuando por la mañana sus progenitores fueron a despertarle para asistir a la comida familiar, el joven no tenía constantes vitales. Los padres llamaron a los servicios de emergencia que se desplazaron a la vivienda junto a la brigada de seguridad ciudadana, la Policía Local, la brigada de policía científica y el forense del juzgado de guardia. Tras un primer examen, el forense apreció que las lesiones que presentaba la víctima no tenían apariencia de ser fortuitas.

El grupo de homicidios de la Policía Nacional inició las investigaciones para reconstruir los movimientos del joven en las horas previas a su muerte y descubrieron que llegó a la vivienda sin su teléfono móvil. Tras hacer varias averiguaciones, localizaron el dispositivo del fallecido en la ciudad de Barcelona donde identificaron al propietario actual, que aportó datos que llevaron a los investigadores a una persona residente en Ibiza que se dedica a las reparaciones de teléfonos móviles.

El hombre situó el origen del teléfono en una banda de jóvenes que se dedica a los robos de teléfonos en Ibiza. Los agentes comprobaron que la organización estaba completamente jerarquizada y cada uno de sus miembros tenía tareas perfectamente definidas. Sus miembros incluso ponían en práctica ritos de iniciación para todos los que querían ingresar en la banda, que ya estaba siendo sometida a vigilancia policial.

Dos de los detenidos han pasado a disposición del juzgado de guardia de Ibiza este domingo, donde el magistrado titular decidirá si los envía a prisión o quedan en libertad. El tercer detenido no ha llegado a pasar a disposición judicial y ha quedado en libertad tras permanecer en dependencias de la Policía Nacional. La investigación ha sido declarada secreta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS