Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tensión entre PP y Ciudadanos se dispara y pone en jaque el pacto

La rivalidad electoral lleva a la confrontación constante a los partidos de Rajoy y Rivera

El horizonte de las elecciones andaluzas, locales, regionales y europeas de 2019 amenaza con romper el acuerdo de investidura que une a PP y Ciudadanos. "Se zafan de sus compromisos y nos van decepcionando. Estamos muy alarmados", ha dicho este miércoles Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de Albert Rivera. "Que rompan el pacto si tienen valor. Están en una constante campaña electoral", contesta un consejero de Mariano Rajoy. Pese al pulso electoral que dirimen ambas formaciones, la decisión de afrontar juntos el reto independentista en Cataluña frena por ahora una ruptura definitiva que obligue a adelantar las generales.

Albert Rivera le muestra documentos a Mariano Rajoy en el Congreso. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

La unión del éxito de Ciudadanos en las elecciones catalanas (36 diputados) con el fiasco del PP (4) ha sido un punto de inflexión en la relación de los dos partidos. Todos los sondeos reflejan el crecimiento de la formación de Rivera y el desgaste de la de Rajoy. Y eso ha provocado que por primera vez los socios acompañen de hechos y decisiones concretas su habitual intercambio de reproches.

El preacuerdo alcanzado para la aprobación de los Presupuestos de 2018 es papel mojado, puesto que en Ciudadanos condicionan su apoyo a la dimisión de la senadora Pilar Barreiro, imputada por Púnica; o a lograr la equiparación salarial de las fuerzas de seguridad. Ciudadanos rechazó, también, ceder un diputado al PP para que tenga grupo propio en Cataluña y los populares contratacaron presionando a Inés Arrimadas para que se presente como candidata a una investidura perdida de antemano. Además, el partido de Rivera se ha descolgado este miércoles del pacto para la justicia. Y la prisión permanente revisable se ha convertido en un arma arrojadiza entre las dos formaciones.

¿Puede romperse el pacto que une a dos partidos que luchan por seducir al mismo electorado?

"El avance del tiempo demuestra que el grupo popular no cumple", ha lamentado Girauta. "Nosotros lo hicimos [al investir a Rajoy]", añadió. "De forma sistemática se zafan de sus compromisos y nos van decepcionando. Estamos muy alarmados". Esas palabras han causado estupor en el PP. "Que rompan ellos el pacto si tienen valor", ha retado un integrante de la dirección nacional. "Están en permanente campaña. Se han creído las encuestas. Levitan".

Con una importante bolsa de electores abandonando el PP por Ciudadanos, según las encuestas; los dos líderes han pasado a la acción. Sus desencuentros ya se escenifican en público. Tras responsabilizar a Rajoy de incumplir el acuerdo —"la gente seria tiene palabra"— y acusarlo de "tapar la corrupción", Rivera especificó el martes sus objetivos estratégicos en lo que queda de legislatura: "Exigir el cumplimiento de todos los puntos del pacto y prepararnos para ser la alternativa". Y este miércoles ha cargado contra el presidente en el Congreso: "Si el juez demuestra que se ha destinado un solo céntimo del fondo de liquidez autonómico [al referéndum ilegal de independencia del 1-0], quién va a dimitir?", le ha reprochado en el Hemiciclo.

“No se equivoque de adversarios", le ha contestado el presidente de forma cortante, tras proclamar que el PP es la receta "original" del centro derecha. El PP cree que Ciudadanos se apropia de sus iniciativas. Y Ciudadanos acusa al PP de no impulsar el contenido de su pacto. El campo de batalla está en quién logra convencer a los votantes de que patrocina el MIR educativo, la prisión permanente revisable, la alta inspección educativa, la equiparación salarial de las fuerzas armadas o las bajadas de impuestos. Como resultado del enfrentamiento, los Presupuestos de 2018 están en el aire. Su aprobación se verá aún más dificultada si Luis de Guindos, ministro de Economía e interlocutor del partido de Rivera en el Gobierno, logra la vicepresidencia del BCE y sale del Ejecutivo.

Adelanto electoral

"Entre los dos partidos hay cero confianza, pero Rajoy tiene la piel dura", ha dicho otro de sus consejeros. "Puede aguantar con los Presupuestos prorrogados. Ver cómo van las elecciones de 2019. Y quizás, poner las urnas de las generales en diciembre de ese año, cuando para la gente hayan pasado cuatro años de legislatura, porque ya hubo generales de 2015 [se repitieron en 2016]".

Pero Rajoy siempre ha manifestado su deseo de apurar la legislatura hasta 2020. Al tiempo, Fernando Martínez-Maillo y José Manuel Villegas mantienen una relación fluida como coordinadores de los socios. Lo mismo ocurre con los ministros y sus contrapartes de Ciudadanos. Hay otro nexo de unión: la crisis catalana actúa como pegamento al unir a los constitucionalistas ante los independentistas. Ciudadanos, según recuerdan desde su dirección, está comprometido con la estabilidad.

Más información