Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad bajo fianza para el presidente del Marbella Fútbol Club

Alexander Grinberg fue detenido en septiembre acusado de liderar una organización mafiosa de origen ruso

La Guardia Civil registra las instalaciones del estadio del Marbella Club de Fútbol.
La Guardia Civil registra las instalaciones del estadio del Marbella Club de Fútbol. EFE

La Audiencia de Málaga ha decretado la puesta en libertad, previo pago de una fianza de 750.000 euros, de Alexander Grinberg, el propietario y presidente del Marbella Fútbol Club. Grinberg está en prisión desde el pasado 28 de septiembre, acusado de coliderar una organización criminal rusa dedicada al blanqueo de capitales y a delitos contra la Hacienda. En concreto, se le acusa de tejer un entramado a través de sus empresas, para dar salida a dinero de origen dudoso. Entre ellas está el Marbella Fútbol Club, que compró en 2013 por un euro.

La Audiencia sostiene que aunque “existen indicios incriminatorios” contra Grinberg, la prisión provisional “pierde su proporcionalidad con el paso del tiempo”. Afirma que el hecho de que otro de los investigados haya huido, como alega la Fiscalía Anticorrupción para mantener al dueño del Marbella en prisión, no es suficiente para sostener que Grinberg se “vaya a sustraer” también de la acción de la justicia. Además, afea al ministerio público que en el informe presentado para defender que siga encarcelado, Grinberg no aparezca “en ninguna de las fotos” supuestamente incriminatorias. Grinberg ha reunido ya los 750.000 euros y está previsto que en las próximas horas, probablemente mañana, pueda abandonar la prisión.

La defensa de Grinberg ha presentado diversos recursos, rebatiendo punto por punto las acusaciones de la Fiscalía. Acusa al ministerio público de actuar contra Grinberg en base a su origen ruso, y señala como prueba que en el auto de prisión se hace una referencia explícita a que las “nacionalidades de las antiguas repúblicas soviéticas" como un indicio del delito de blanqueo de capitales. Grinberg, sostienen sus letrados, es un empresario que ha trasladado parte de su negocio inmobiliario de Rusia a España, donde vive con su familia y tiene escolarizados a sus hijos.

Añade que ni de las pruebas ni de las “intervenciones telefónicas" se puede deducir que Grinberg forme parte de la mafia rusa o "esté implicado en delito alguno”. Para demostrarlo, adjuntó a los diversos recursos presentados un informe con más de 700 páginas, con declaraciones fiscales rusas desde el año 2008, tributos presentados en España, certificados del registro mercantil de su país o títulos de compraventa, y demás documentos con los que se defiende la trazabilidad de las inversiones y el origen lícito de su fortuna.

La salida de prisión de Grinberg se suma a la de Arnold Arnoldovich Spivalovsky, conocido también como Tamm, acusado de liderar una de las organizaciones mafiosas, en este caso la Solntsevskaya. En su caso, la Audiencia tampoco consideró que existiese riesgo de fuga y decretó la libertad bajo fianza la semana pasada. La investigación ha sido llevada a cabo durante más de tres años por la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción, bajo la tutela del juzgado de instrucción 1 de Marbella. En estos momentos solo queda 1 de los 11 detenidos entre rejas.