Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pequeño Nicolás alega “un trastorno megalomaníaco” para evitar ser juzgado

Intenta demostrar que es inimputable en su juicio por calumnias al CNI debido a sus problemas psiquiátricos

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, esta mañana en los juzgados de Madrid.
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, esta mañana en los juzgados de Madrid. EFE

El Juzgado de lo Penal número 16 de Madrid ha decidido aplazar el juicio por calumnias al CNI por parte de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás, para realizar un contrainforme a la prueba presentada este mismo miércoles por la defensa del acusado en la que sostiene que este es inimputable porque sufre un trastorno megalomaníaco. El joven intenta evitar el juicio por  la querella que le interpuso el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tras asegurar que este organismo le había espiado ilegalmente.

Nada más comenzar la vista oral, la nueva abogada de Gómez Iglesias, María Victoria Vega, ha entregado un nuevo informe pericial al juez Juan Bautista, que sin revelar sus conclusiones finales habla de "alteraciones psiquiátricas" del joven.

Con el visto bueno de la fiscal y del abogado del Estado, Francisco Nicolás ha conseguido que el Juzgado suspenda la vista y autorice un nuevo informe el 7 de febrero, por lo que el juicio se reiniciará a las 9.30 del día 15. El acusado ha abandonado el Juzgado junto a su abogada explicando a los medios que no quería hacer declaraciones porque "no se encuentra bien".

El Juzgado de lo Penal número 16 repetía este miércoles el juicio contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias por un delito de calumnias con publicidad contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), a quien acusó de pinchar su teléfono de forma ilegal. La Fiscalía pretende determinar hasta que punto ese presunto "delirio" que alega el acusado le inhabilita para este juicio.

El juicio ya se celebró en el Juzgado de lo Penal número 25 en 2016 y el procesado fue condenado a una multa de 4.320 euros. Sin embargo, Francisco Nicolás apeló la resolución a la Audiencia Provincial y la Sección 15 ordenó que la vista tenía que repetirse incorporando la declaración en el plenario, entre otros, del comisario Eugenio Pino, ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional.

En un giro a su estrategia de defensa mantenida en las diversas causas abiertas contra él, la defensa de Francisco Nicolás ha sostenido este miércoles que un informe médico acredita que sufre un trastorno psiquiátrico que podría explicar sus actuaciones haciéndose pasar por alto cargo del Estado con contactos con el Gobierno, el CNI o la Casa Real.

Tras su detención el 14 de octubre de 2014, un informe forense del Juzgado de instrucción número 24 de Plaza de Castilla observaba que Francisco Nicolás sufría "una florida ideación delirante de tipo megalomaníaco". El joven se embarcó en una batalla jurídica con varios frentes, algunos aún pendientes de resolución, en paralelo a la exposición en los medios de comunicación.

La titular del Juzgado de instrucción 24, Mercedes Pérez Barrios, señaló en su auto de 17 de octubre de 2014 en el que decretó la puesta en libertad que "no acertaba a comprender como un joven de 20 años, con su mera palabrería, pudo acceder a las conferencias, lugares y actos a los que accedió sin alertar de su conducta", ya que se valía de placas policiales y de firmas de autoridades del Estado, además de la elaboración de informes supuestamente oficiales.

Citados los comisarios Eugenio Pino y Martín Blas

En la repetición del juicio, además de peritos, están citados cinco policías, entre ellos el ex DAO Eugenio Pino y el que fue durante su etapa al frente de la Policía responsable de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas. Ambos han coincidido este miércoles en los pasillos de la sede de los Juzgados de lo Penal en la madrileña calle de Julián Camarillo.

Eugenio Pino, jubilado de la Policía en junio de 2016, está procesado en el Juzgado de instrucción número 11 de Madrid por el pendrive 'fantasma' con información de la familia del expresidente catalán Jordi Pujol, después de que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata dedujera testimonio de las declaraciones contradictorias del ex DAO y del que fuera su jefe de Asuntos Internos, el también jubilado Marcelino Martín Blas.

En medio del procedimiento por el caso 'pequeño Nicolás', este último veterano policía acusó a José Villarejo, otro comisario ya retirado y en prisión provisional por orden de la Audiencia Nacional, que lo acusó de pertenencia a organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales, de haberle grabado cuando hablaba con agentes del CNI sobre la detención de Gómez Iglesias.

Más información