Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Jaén el hombre que desapareció junto a su pareja

La Guardia Civil los buscaba después de que ambos desconectaran sus pulseras de localización. Él tiene una orden de alejamiento por maltrato

Manifestación en Santiago de Compostela en contra de la violencia de género y en apoyo a Diana Quer el pasado 2 de enero.
Manifestación en Santiago de Compostela en contra de la violencia de género y en apoyo a Diana Quer el pasado 2 de enero.

La Guardia Civil ha detenido este jueves en Bailén (Jaén) al hombre al que los agentes buscaban desde ayer miércoles junto a su pareja, sobre la que tenía una orden de alejamiento. Ambos debían llevar un dispositivo de localización que avise a las autoridades en caso de que el hombre se acerque a la víctima. Las alarmas saltaron cuando la fiscalía se percató de que los dos aparatos habían sido desconectados. La policía temía que la mujer, que sufre "riesgo extremo" de agresión machista, corriera peligro. Esta tarde, las fuerzas de seguridad localizaron a la mujer, quien les comunicó que se encontraba bien y que no estaba en compañía de su pareja. Esta noche, la Guardia Civil ha informado esta noche de que el hombre, que responde a las iniciales G.M.M., ha sido arrestado en una nave abandonada situada en la zona del camino Garran, donde se encontraba junto a su mujer y sus tres hijos, de cinco, dos y un año. El hombre ha sido trasladado a los juzgados de Linares, donde el juez ha decidido que se mantenga la orden de alejamiento en su contra. 

La búsqueda comenzó este miércoles después de que la Fiscalía de Violencia de Género informara a la policía y a la Guardia Civil del caso, al existir una orden de protección activa de una mujer víctima de violencia de género que supuestamente se encontraba en Bailén y cuyo agresor, pendiente de juicio, puede ser muy agresivo. Las pulseras de localización que tanto el hombre como la mujer debían llevar dejaron de dar señal. Antes de la detención de G.M.M., los agentes localizaron a la mujer, quien les dijo que no conocía el paradero de su pareja y, pese a ser informada del riesgo que corre, rechazó la protección que le ofrecían los agentes (entre otras medidas, llevarla a una casa de acogida junto a sus hijos). 

Cuando los agentes la localizaron esta tarde, ella aseguró que no tenía ningún problema con G.M.M., el cual tiene numerosos antecedentes delictivos y está pendiente de juicio por maltratar a su pareja en diversas ocasiones. La Guardia Civil intensificó la búsqueda y se inspeccionaron domicilios donde el agresor ha vivido, tanto en Jaén como en Bailén, hasta que fue hallado horas más tarde en la nave abandonada junto a la víctima y a sus hijos.

En 2015, la víctima necesitó 100 puntos de sutura después de que el ahora arrestado le rajara la cara con unas tijeras. El pasado 16 de octubre, la mujer presentó una denuncia en Bailén, donde convivía con su pareja pese a que tenía una orden de alejamiento vigente, después de que él la amenazara con cortarle una mano con un hacha. 

El diario local Ideal de Jaén ha informado de que fue en julio de 2016 cuando un juez impuso al hombre la obligatoriedad de llevar permanentemente una pulsera para monitorizar su posición, de tal forma que no pudiera acercarse a menos de 20 kilómetros de su pareja. Sin embargo, él se la quitó al menos tres veces y en una cuarta ocasión la dejó sin batería. La mujer también terminó por quitarse el artefacto: lo abandonó en su casa de Jaén y se mudó con él fuera del alcance del control telemático a Bailén. En esta ocasión, de nuevo, han sido las pulseras de localización las que han hecho saltar las alarmas de las autoridades. 

Más información