Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior retirará antes del sábado el dispositivo especial de Cataluña

Los agentes ya han comenzado el repliegue y los barcos que los alojaban se irán de los puertos

Moby, uno de los cruceros donde se aloja la Policia Nacional. ATLAS

Solo 600 agentes, de los más de 10.000 desplegados inicialmente en plena escalada independentista, seguían ayer desplazados en Cataluña. Hospedados en barcos, expulsados de hoteles en las tensas jornadas posteriores al referéndum ilegal del 1-O, realojados en cuarteles, policías y guardias civiles han denunciado situaciones precarias. La última, el austero menú navideño. Todo terminará este sábado, cuando Interior, según se supo este martes, prevé retirar completamente el dispositivo.

El Ministerio del Interior pondrá fin esta semana de manera progresiva al dispositivo policial especial que desplegó en Cataluña con motivo del desafío independentista, según fuentes policiales. El objetivo es que antes del 30 de diciembre se disuelva la llamada Operación Copérnico, por la que miles de agentes fueron enviados a Cataluña con la misión, primero, de evitar la votación ilegal del 1 de octubre y, después, de restablecer la normalidad, avalados por la activación del artículo 155 de la Constitución.

A partir del sábado, en el territorio de la comunidad autónoma se quedarán las plantillas habituales de ambos cuerpos. El repliegue coincide con el final de los fondos con los que Hacienda había dotado el dispositivo, que había previsto que durase hasta el 31 de diciembre.

La retirada de efectivos comenzó este martes mismo, coincidiendo con un aluvión de críticas procedentes del Rhapsody, el crucero que alberga a cientos de policías. La fotografía del menú navideño —un pequeño plato de pasta y unos fritos— se hizo casi viral en las redes: “Comen mejor los delincuentes”, se quejaban, por comparación con el menú previsto en algunas prisiones.

Según las previsiones de Interior, los 600 agentes —unos 130 en cada uno de los dos barcos que siguen albergando a agentes en el puerto de Barcelona— que aún quedan desplazados en Cataluña según fuentes policiales podrán cenar en su casa en Nochevieja. La orden es que, como muy tarde el día 30, se retiren los dos cruceros y se dé por concluida la Operación Copérnico, que desplegó un dispositivo sin precedentes.

Varias crisis

Ese día no debería quedar, según las previsiones, ni uno de los refuerzos que han estado acantonados en Cataluña durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. Durante el dispositivo, llegó a haber hasta 16.000 policías nacionales y guardias civiles en Cataluña.

El pasado 16 de diciembre partió desde el Puerto de Barcelona el transbordador Moby Dada, conocido popularmente como “barco de Piolín” por la decoración del casco, muy criticado por las condiciones de salubridad en la que convivían los agentes. En la actualidad quedan dando servicio el GNV Azzurra y el Rhapsody.

El Ministerio del Interior se ha visto obligado a gestionar varias crisis durante la vigencia de este macrodispositivo por las condiciones de habitabilidad de los navíos, por los turnos, las dietas, los permisos, y también por los escraches contra varios grupos de agentes, que tuvieron que abandonar varios hoteles.

Más información