Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de muertes en carretera sube por segundo año consecutivo

Cuando todavía faltan dos semanas para que termine el año, en 2017 ya han perdido la vida al volante más personas que en 2016

Control policial de acceso desde la A-2 el pasado jueves cuando solo podía circular las matrículas impares. Ampliar foto
Control policial de acceso desde la A-2 el pasado jueves cuando solo podía circular las matrículas impares.

Cuando todavía faltan dos semanas para que termine el año, el 2017 ya ha causado más muertes en carretera que el 2016. Hasta este lunes 18 de diciembre, con los 10 fallecimientos en las carreteras españolas registrados este fin de semana, al menos 1.165 personas perdieron la vida al volante, cuatro más que en todo el ejercicio anterior. De esta forma, después de que en 2016 se rompiera por primera vez en 13 años la tendencia a la baja, 2017 confirma el cambio: es el segundo año consecutivo en el que aumenta, aunque muy ligeramente, el número de muertes en las carreteras españolas, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Desde las 15.00 del mediodía del viernes hasta las 00.00 de este domingo ha habido ocho accidentes mortales en los que han fallecido 10 personas y otras ocho han resultado heridas. De los fallecidos, tres eran motoristas.

El día de mayor siniestralidad del fin de semana fue el sábado, con cinco muertos en otros tantos accidentes en los que se registraron seis heridos. El domingo se contabilizaron otros tres accidentes, con cinco muertos y dos heridos.

Las cifras elevan a 60 los fallecidos en las carreteras en lo que va de diciembre. Cinco de los accidentes del fin de semana han sido salidas de la vía. Además, se han registrado dos colisiones y una caída en la calzada. Siete de los accidentes se han producido en vías convencionales y uno en una autovía.

En 2016 fallecieron 1.161 conductores en las carreteras españolas. Fue la primera vez en 13 años, desde 2003 —cuando perdieron la vida 5.399 personas—, que aumentó el número de víctimas mortales al volante. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, achacó entonces el aumento de la siniestralidad a varios motivos: la velocidad inadecuada, el consumo de alcohol y drogas, el cansancio o sueño, las distracciones al volante, que el 22% de los conductores y pasajeros fallecidos no llevara puesto el cinturón de seguridad y que en 2016 se registraron 392 millones de desplazamientos, un 5% más que en 2015. Este año, el aumento de muertes en el asfalto ha vuelto a crecer.

Más información