Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del ‘caso de las ITV’

La trama corrupta investigada por sobornos en deslocalizaciones industriales en Cataluña y el amaño de adjudicaciones públicas en los concursos de estaciones de la ITV

Oriol Pujol, a las puertas de la Audiencia Nacional, el pasado marzo.
Oriol Pujol, a las puertas de la Audiencia Nacional, el pasado marzo.

La justicia ha anulado este martes el pacto entre Oriol Pujol Ferrusola y la Fiscalía, lo que obligará al ex número dos de la extinta Convergència (CDC) a sentarse en el banquillo de los acusados por el caso de las ITV. Estas son las claves de la trama corrupta:

¿Qué es el caso de las ITV?

El caso de las ITV ha investigado una trama de sobornos en deslocalizaciones industriales de Cataluña —de Sony, Sharp y Yamaha— y el amaño de adjudicaciones públicas en los concursos de estaciones de la ITV.

¿Cuándo surgió?

El nombre de Oriol Pujol apareció mencionado por primera vez en 2011 en un informe de la Fiscalía de Lugo, que le citaba como posible contacto del empresario gallego Jorge Dorribo para introducirse en el negocio de la salud en Cataluña. De las intervenciones telefónicas del caso Campeón nació una derivada, el caso ITV. La trama vinculada a las ITV fue solo el inicio del caso. El avance de la investigación —y, en especial, las intervenciones telefónicas— permitieron sacar a la luz nuevos indicios contra Pujol.

¿Cuándo estalló el caso?

El caso de las ITV estalló con toda su crudeza en marzo de 2012, con la detención de dos altos cargos, el entonces subdirector general de Seguridad Industrial de la Generalitat, Isidre Masalles, y el que era número dos de la Diputación de Barcelona, Josep Tous (CDC). Otros tres empresarios fueron arrestados por su presunta participación en la trama.

Imputado Oriol Pujol

En marzo de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) imputó por el caso de las ITV a Oriol Pujol Ferrusola, que estaba llamado a ser el sucesor de Artur Mas al frente de la Generalitat. El tribunal vio serios indicios de que Pujol se valió de su “peso político” para lucrarse y beneficiar a empresarios amigos. La Fiscalía le atribuye los delitos de tráfico de influencias, cohecho y falsedad documental. También solicitó tres años y cuatro meses de cárcel para su mujer, Anna Vidal, que fue el canal utilizado por el exdiputado nacionalista para cobrar los sobornos. En julio de 2014, Oriol Pujol renunció a su escaño en el Parlament y el caso pasó a la justicia ordinaria.

Más información