Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un laboratorio progresista

La Fundación Alternativas cumple dos décadas como uno de los más prestigiosos centros de pensamiento de España

Nicolás Sartorius en su despacho de la sede de la Fundacion Alternativas, este jueves en Madrid.
Nicolás Sartorius en su despacho de la sede de la Fundacion Alternativas, este jueves en Madrid. EL PAÍS

En la primavera de 1996 una cena reúne en la residencia de Felipe González en La Moncloa al presidente saliente con tres políticos progresistas de diferentes partidos: Nicolás Sartorius, Pere Portabella y Diego López Garrido. González ha perdido las elecciones ante José María Aznar y está en funciones. La victoria del PP ha hecho saltar las alarmas en el progresismo. Llegan tiempos duros. Aznar llegaba “con un manual de restauración ideológica, un proyecto de autoritarismo posdemocrático”, rememora Portabella. El grupo se conjura para reaccionar.

Los cuatro comensales temen que la hegemonía conservadora de Aznar deje noqueada a la izquierda. No piensan en crear un nuevo partido, porque ya existen suficientes, pero quieren librar la batalla del pensamiento. De La Moncloa salen esa noche con una idea que tardará un año en fructificar: en noviembre de 1997 nace la Fundación Alternativas, uno de los más prestigiosos think tank (laboratorios de ideas) españoles, que cumple ahora 20 años. Ayer, un acto en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) lo celebró.

“Nos planteamos crear algo para lograr un encuentro de toda la diáspora de la izquierda con un deseo profundo de aportar desde el punto de vista del conocimiento”, explica Portabella, presidente de la fundación. Sartorius y el exministro socialista José María Maravall reunieron un equipo de altura para el patronato. Entre los 32 miembros del actual están expolíticos e intelectuales como Manuel de la Rocha, Belén Barreiro, Mercedes Cabrera, Victoria Camps, Joaquín Estefanía (exdirector de EL PAÍS), Ignacio Escolar, Felipe González, Manuel Gutiérrez Aragón, Diego López Garrido, Maravall, Andreu Mas Colell, Alfredo Pérez Rubalcaba, Rosa Regás, Javier Solana y Xavier Vidal-Folch (periodista de EL PAÍS).

La relación con el PSOE

A pesar de la amplia presencia de expolíticos socialistas, la Fundación se reivindica independiente. “Somos el único centro de pensamiento de progreso que no depende de ningún partido. No es cercano al PSOE; somos gente progresista y de izquierdas”, defiende Sartorius, vicepresidente ejecutivo y que fue diputado del PCE y de Izquierda Unida. En estas dos décadas la fundación ha publicado trabajos críticos con el PSOE. En 2015 alertó del “problema de credibilidad” del partido en la etapa de Pérez Rubalcaba.

“Hemos trabajado con absoluta libertad intelectual, sin interferencias partidistas”, destaca el exdirector de EL PAÍS Joaquín Estefanía, quien dirigió durante nueve años el trabajo estrella de la fundación: el informe sobre la calidad de la democracia española.

Alternativas cumple 20 años en un vigoroso estado de salud. Ha entrado este año entre los 150 mejores laboratorios de ideas del mundo, según la clasificación de la Universidad de Pensilvania (EE UU). Sus miembros se dicen muy motivados para seguir produciendo ideas en un futuro inmediato complejo. Asistimos, creen, a la quiebra de un viejo sistema instalado en un escenario de crisis sistémica profunda de consecuencias globales. Aznar ya es casi pasado pero hay que seguir batallando al conservadurismo, dicen, con ideas progresistas.

20 años de Alternativas Democráticas

Nicolás Sartorius

Un noviembre de 1997 un grupo de personas, que procedíamos del mundo académico, profesional, político o de movimientos sociales, decidimos crear un centro de pensamiento (Think Tank) al que pusimos el nombre de Alternativas, pues de eso se trataba, de ofrecer soluciones concretas a los múltiples problemas de la sociedad española y europea en una proyección global. Empresa ambiciosa y arriesgada en un país como España poco acostumbrado a este tipo de tareas, con mucha historia de acción y menos de pensamiento.

Un pensamiento alternativo que necesitaba una serie de condiciones que había que ir creando en un ambiente no siempre propicio. Ante todo juntar un equipo de personas capaces de organizar y dar continuidad a los trabajos de la Fundación, en sus múltiples aspectos. Luego, movilizar el amplio pensamiento crítico de calidad que existe en España, bastante más de lo que se piensa, y así, a día de hoy, podemos afirmar que más de un millar de investigadores y expertos, de las más variadas disciplinas, colaboran con la Fundación Alternativas. Junto a lo anterior, era esencial determinar las líneas estratégicas en cuya dirección se debería mover la Fundación. En base a un plan, que se ha ido desarrollando a lo largo de estos años, hemos plasmado esa estrategia en siete grandes retos que, en nuestra opinión, tienen nuestras sociedades: la revitalización de la democracia, la construcción europea, la consecución de una mayor igualdad, el cuidado y proyección de la cultura, el desarrollo sostenible, el impulso de la ciencia, el análisis de la globalización y la revolución digital. Sobre estos temas hemos logrado publicar los correspondientes informes anuales que han devenido clásicos en la materia.

Hubiera sido inviable organizar, e intentar liderar, este continuo debate sin medios económicos. Medios, ya fuesen privados o públicos, siempre escasos y vacilantes, pues no estamos en el mundo anglosajón. Bienes que han sido utilizados con rigor y austeridad, siempre manteniendo el principio de independencia y calidad contrastada. Desde el origen hemos impuesto el mantenernos ajenos a cualquier condicionante partidario y/o económico. Creo que ahí ha radicado nuestra solvencia, porque sin independencia no hay pensamiento creativo ni se avanzan propuestas innovadoras.

No ha sido fácil acceder a la gran comunicación. No había costumbre de dar entrada en los medios a este tipo de instituciones. El uso de las nuevas tecnologías y el interés de los trabajos y debates han ido haciendo su labor, pudiendo así llegar a un público cada vez más amplio. Hoy, después de 20 años podemos decir que estamos considerados, junto con otros, un Think Tank español de los mejores de Europa y del mundo.

Nicolás Sartorius es vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas.

Más información