Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expulsadas de una piscina municipal de Granada dos jóvenes con ‘burkini’

La Asociación Pro Derechos Humanos denuncia la discriminación a las dos chicas

Una joven con 'burkini' en una piscina alemana.
Una joven con 'burkini' en una piscina alemana. AP

La Asociación Pro Derechos Humanos de Granada (APDH) ha denunciado la expulsión de dos mujeres musulmanas de una piscina municipal por bañarse con un bañador completo o burkini. Según la APDH, los hechos ocurrieron el domingo en el Centro Deportivo Municipal Periodista Antonio Prieto, de la capital. Una mujer perteneciente a la asociación presenció los hechos. Según su relato, las mujeres estaban con sus hijos e hijas y en un momento concreto, otra usuaria de la piscina se quejó a los monitores que atendían la piscina por el atuendo de las dos señoras. El monitor optó entonces por indicar a las dos bañistas en burkini que debían abandonar el recinto, “junto con sus hijos e hijas, debido al tipo de traje de baño que llevaban” según APDH.

Instalaciones donde se ha producido el incidente.
Instalaciones donde se ha producido el incidente.

Jemí Sánchez, concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Granada, ha manifestado a este diario que la actitud del monitor es totalmente contraria a la normativa municipal. Sánchez recalca que en varias ocasiones han recordados en las distintas instalaciones municipales la normativa que permite ese tipo de indumentaria, “y ahora, de nuevo, volveremos a recordarlo”. En cualquier caso, la concejal ha manifestado que tan pronto como ha tenido conocimiento “por las redes sociales” del incidente, se ha puesto en contacto con la empresa Inacua, empresa privada responsable de la gestión del centro deportivo municipal. Desde la empresa han confirmado según la concejala “que hubo un incidente” y preparan un informe que enviarán al ayuntamiento en la próximas horas. El País ha contactado con Inacua. José Luis Cobas, portavoz de la empresa, ha explicado que "las dos mujeres iban en realidad vestidas de calle y así se estaban bañando". El socorrista, sin embargo, no actuó contra eso hasta que no tuvo lugar la queja. Trasladada esta versión de la empresa a Francisco Fernández Caparrós, responsable en Granada de APDH, la réplica es tajante: "Nos mantenemos en que las chicas estaban con bañadores y no con ropa de calle"

Jemi Sánchez explica que, en su opinión, de confirmarse los hechos, “podríamos estar ante un delito de odio islamófobo y una posible sanción para la empresa”. En los próximos días, “con toda la información ya en nuestro poder, decidiremos que medidas tomamos desde el ayuntamiento”, concluye Sánchez. En estos momentos, se está intentado localizar a las dos mujeres que fueron expulsadas que, según los testigos del incidente, dijeron que iban a presentar denuncia por la expulsión. No obstante, ni en el ayuntamiento granadino ni en la APDH tienen constancia de que tal denuncia haya sido presentada.

En un comunicado, APDHA exige “una disculpa de la empresa encargada de la gestión de la piscina a las usuarias expulsadas del recinto” y que se garantice por parte del Ayuntamiento “que ningún otro episodio discriminatorio volverá a ocurrir en piscinas municipales”. Si esto se repitiera el Ayuntamiento “debería rescindir el contrato con los actuales adjudicatarios de la piscina”.

Más información