El PSOE vincula su respaldo total al 155 a una intervención “muy limitada”

El partido subraya que hasta que el Senado apruebe las medidas Puigdemont puede rectificar

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en comparecencia en Ferraz.Víctor Lerena (efe) / atlas (atlas)

La carta de Puigdemont llegó a La Moncloa cuando estaban reunidos la constitucionalista y número cuatro de la ejecutiva del PSOE, Carmen Calvo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el secretario de Estado de relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, para estudiar las medidas a tomar en aplicación del artículo 155 de la Constitución. El PSOE y el Gobierno coincidieron en que ante la respuesta del presidente catalán no cabía otra opción que activar el artículo. “La democracia y el Estado de derecho no pueden ceder ante esa inadmisible amenaza”, argumentó después el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en referencia a la advertencia del president de votar la declaración de independencia que no se votó el día 10.

Más información

El PSOE respaldó así la puesta en marcha del 155, pero en este asunto tan importante es el qué como el cómo. Los socialistas se han implicado en tratar de consensuar con el Gobierno las medidas que serán aprobadas por el Consejo de Ministros de mañana, y en sus conversaciones con el Ejecutivo le han trasladado con qué cosas están de acuerdo y con cuáles no. Este jueves seguía la negociación.

La dirección de Pedro Sánchez quiere una intervención en Cataluña “muy, muy limitada a la prestación de los servicios públicos, que no deben verse afectados en su funcionamiento” y durante el tiempo “más breve posible”, explicó Ábalos en comparecencia en la sede del partido. El 155 no debería tener una función de castigo ni suspender la autonomía, entienden en Ferraz. Los socialistas pretenden que la actuación del Gobierno tenga como objetivo la convocatoria de elecciones catalanas cuanto antes, aunque reconocen que no podrán celebrarse ya antes de que finalice el año.

Se trata, por tanto, de una intervención de la Generalitat como mínimo de varios meses, y que va a afectar al núcleo del Gobierno catalán, toda vez que la competencia para convocar elecciones le corresponde en exclusiva al president. Además, la celebración de unos comicios requiere una logística que gestionan otras áreas de Gobierno, como Interior. Y la dirección socialista cita expresamente la preservación de los servicios públicos, lo que abre un amplio abanico de posibilidades. Fuentes socialistas daban esta semana por hecho que el 155 implicaría la caída del president y posiblemente de todo su Gobierno, y advertían también de la posibilidad de que afectara al Parlament.

Convocar elecciones

El PP confirmó este jueves precisamente que la opción de que el Gobierno despoje a Puigdemont de la competencia para decidir cuándo serán los próximos comicios autonómicos está encima de la mesa. “La facultad de convocar elecciones es de Puigdemont, hasta que deje de tenerla”, dijo Fernando Martínez-Maillo, coordinador nacional del PP.

Sin que trasluzcan divergencias graves entre el PSOE y el Gobierno en las medidas a aplicar, lo cierto es que la dirección de Pedro Sánchez marcó distancia con el contenido del paquete que aprobará el Consejo de Ministros el sábado, al que no anticipó su apoyo total. “Cuando estén las medidas sabremos si el respaldo [del PSOE] es absoluto, relativo y en qué grado”, advirtió el secretario de Organización socialista. El portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, había afirmado a cambio el pasado lunes que tanto las “medidas” concretas como los “plazos” de la puesta en marcha del 155 serían “por acuerdo entre el Gobierno y el PSOE”. El mensaje ayer fue diferente: “el Gobierno decide” y el Senado aprueba.

Con firmeza, en todo caso, el PSOE de Pedro Sánchez censuró la “tramposa oferta de diálogo” de Puigdemont en su carta de respuesta al requerimiento. “No lo podemos aceptar. No se negocia la integridad territorial y no asumimos la bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a mini Estado”, concluyó Ábalos.

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción