Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia niega el plácet al diplomático José María Ridao

Sus escritos sobre Camus disgustan al Ejecutivo norteafricano, según fuentes gubernamentales

rn José María Ridao, en una terraza de París en 2016. Ampliar foto
José María Ridao, en una terraza de París en 2016.

Argelia no ha concedido el plácet al diplomático José María Ridao, propuesto por el Gobierno de España para ocupar el puesto de cónsul en Argel. Así lo ha confirmado a El PAÍS el diplomático, que en breve se hará cargo del consulado en Washington. El Gobierno de Argel no ha dado razones para rechazar la propuesta de España acogiéndose a normas internacionales —convención de Viena sobre relaciones consulares—, según las cuales los Gobiernos no tienen que justificar la negativa a aceptar las propuestas de cónsules para sus países.

Pero de manera oficiosa, fuentes gubernamentales señalan que en Argelia se considera que Ridao sostiene tesis en su último libro sobre el autor francoargelino Albert Camus —El vacío elocuente. Ensayos sobre Camus— que disgustan al Ejecutivo del país norteafricano. Tampoco es un aval para el diplomático y escritor español su estrecha amistad con el escritor Juan Goytisolo, fallecido el pasado mes de junio en Marrakech, donde vivía desde hacía muchos años.

“Apoyo absoluto”

Ridao se siente “absolutamente apoyado por las autoridades del Ministerio de Asuntos Exteriores”, que han decidido que dirija el consulado de Washington después de la negativa de las autoridades argelinas a darle el plácet. Ridao, diplomático de carrera, licenciado en Derecho y Filología Árabe, confirma a EL PAÍS que fue nombrado para el puesto en Argelia la pasada primavera a la espera de la aprobación del Gobierno de Argel.

Aunque rehúsa hacer valoraciones sobre el rechazo sufrido, no pensó que esto pudiera ocurrir, como tampoco lo previó el ministerio que dirige Alfonso Dastis. “Confirmo que fui nombrado cónsul en Argelia”, señala Ridao, que ha sido embajador de la Unesco, con sede en París, y cónsul adjunto en la capital francesa hasta que el Gobierno español decidió que fuera a Argelia.

El puesto que ocupará como cónsul en Washington indica que el Gobierno español ha querido dejar claro que tiene toda la confianza en este diplomático a pesar del gesto del Gobierno argelino, con quien el Ejecutivo español quiere mantener buenas relaciones de la misma manera, que las que cultiva con el Gobierno de Marruecos, países vecinos fuertemente enfrentados entre sí.

Más información