“Esto era el paraíso”

El fuego de la comarca leonesa de la Cabrera sigue amenazando pueblos tras arrasar 10.000 hectáreas de gran riqueza natural

Después de arrasar 10.000 hectáreas y mientras las autoridades aseguran que el fuego en la comarca leonesa de la Cabrera “está estabilizado”, decenas de vecinos del pueblo de Robledo han tenido que abandonar sus casas este viernes a las tres de la tarde. Han corrido la misma suerte que en otras pedanías evacuadas esta semana, pero a las que sus moradores ya han regresado. “De estabilizado nada, esto se les ha ido de las manos. Por la mañana nos dijeron que mantuviéramos la calma, pero al final hemos tenido que salir de allí”, lamenta un grupo de mujeres desalojadas de Robledo, una localidad en la que en verano residen unas 60 personas.

Más información
Medidas contra los incendios forestales
‘Pastorear’ los incendios forestales

Algunos de sus habitantes se han quedado allí intentando crear un cortafuegos alrededor de las viviendas para espantar las llamas. Cuando parecía que lo peor había pasado, a esta comarca montañosa del suroeste de León han regresado los nervios, los llantos y el miedo, con el ruido de fondo de los helicópteros y el ir y venir de los efectivos contraincendios.

El fuego, que se investiga como “intencionado”, comenzó el lunes en la zona de Losadilla sobre las ocho de la tarde, una hora fatídica ante la imposibilidad de que los medios aéreos pudiesen frenarlo por la noche. Esa circunstancia malintencionada y la sequedad del suelo que en los últimos años ha tomado esta zona antaño regada por ricos manantiales han expandido la devastación durante cuatro días. “El fuego saltó ríos, avanzaba hacia una dirección y luego volvía para atrás”, relata Mª Cruz Blanco Rodera, que desde Encinedo, el pueblo de su familia y en el que pasa las vacaciones, fue testigo de cómo empezó el desastre el lunes cerca del ocaso.

La lucha de los vecinos y los efectivos contraincendios ha logrado hasta ahora salvar los pueblos asediados, aunque los daños ambientales son incontables en un área de gran riqueza natural, sembrada de chopos, nogales y robles y encinas y con una rica fauna. “Esto era el paraíso. Mi padre tiene 92 años y está hecho un chaval por haber vivido aquí”, proclama Mª Cruz.

Mientras corren los rumores sobre quién habrá prendido la mecha de esta devastación, en La Cabrera nadie duda de que los efectos del cambio climático han convertido la zona en un polvorín. “En los 80 años que voy a cumplir no había visto nada igual, no ha acabado de matar a los que estamos enfermos porque Dios no ha querido. Aquí hasta hace unos años había agua por todas partes, fuentes, ríos… y las cumbres de las montañas conservaban la nieve hasta este tiempo. Ahora no nieva ni en febrero”, cuenta Ángel Rodera Simón, vecino de una comarca a la que llaman Las Hurdes leonesas por el abandono que ha sufrido durante décadas.

MAPA INTERACTIVO: Los mayores incendios forestales en España en los últimos años
MAPA INTERACTIVO: Los mayores incendios forestales en España en los últimos años

La Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León ha asegurado este viernes que el perímetro del incendio de La Cabrera está estabilizado con casi 10000 hectáreas arrasadas, aunque persiste el riesgo de “reproducciones” dada la enorme extensión de terreno afectado. Las autoridades han rebajado de nivel 2, es decir, con viviendas amenazadas, a nivel 1 otros fuegos en la comunidad, en concreto, los de Medianilla (Ávila) y Puente del Congosto (Salamanca). En León se han controlado los incendios de Tabuyuelo de Jamuz, Canseco, Borrenes y Corresillas, y han quedado extinguidos en otras seis localidades.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS