Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No es mi hijo Marcello”

Laura Zarcone descarta que el joven hallado en Torrejón sea su descendiente, como anunció la policía

El joven italiano Marcello Volpe, en una imagen difundida por su madre.
El joven italiano Marcello Volpe, en una imagen difundida por su madre. Álbum Familiar

Marcello Volpe se esfumó en Palermo el 12 de julio de 2011. Un día antes de su vigésimo cumpleaños, este chico tímido, de ojos y cabello castaño, salió de casa con 500 euros que había ahorrado para comprar un ordenador, camino del taller de carpintería al que supuestamente acudía para formarse, según relató su familia. Pero el chaval nunca llegó al curso. Se esfumó. Y su madre, Laura Zarcone, comenzaba entonces un tortuoso camino de incertidumbres en búsqueda de su hijo: difusión de carteles, declaraciones en prensa, pistas que quedaban en nada... El tiempo pasaba y las esperanzas se diluían. Hasta que este viernes, la Policía Nacional de Madrid daba por cerrado el caso: "Lo hemos encontrado". Horas después, la progenitora se sentaba cara a cara frente a su supuesto vástago. "No es Marcello", ha sentenciado tras verle.

"No es mi hijo", ha repetido Zarcone a la salida de la comisaría de Torrejón de Ardoz, un municipio de 125.000 habitantes situado a 20 kilómetros de Madrid y a más de 2.800 kilómetros de Palermo por carretera. Bajo una intensa lluvia y tras un par de horas en dependencias policiales, la madre de Volpe se introducía decepcionada en un coche de la embajada italiana para volver a su hotel. "No es él", ha insistido a EL PAÍS. Después, ha escrito en su Facebook: "Sé que se ha difundido la noticia de que Marcello ha sido encontrado. No, no lo es. Fui a Madrid para ver en persona a un chico muy parecido a él. Conocí al chico hace un rato. Y no es Marcello. Ahora estoy agotada y me voy al hotel".

Un portavoz de las fuerzas de seguridad, aún confiadas en que el joven es Volpe, ha confirmado minutos después lo ocurrido: "La madre no lo ha reconocido. Le haremos las pruebas de ADN para comprobarlo". "¡Nos gustan los finales felices! Después de seis años, Marcello (con problemas de comunicación y desaparecido en Palermo) ha sido localizado", había escrito horas antes en Twitter la Policía Nacional. "El joven deambulaba desaliñado, descalzo y sin articular palabra", ampliaba en una nota de prensa.

Los carteles difundidos por la familia de Volpe.
Los carteles difundidos por la familia de Volpe.

Según han explicado fuentes policiales, los agentes encontraron a esta persona a mediados de semana en Torrejón de Ardoz. Incapaz de articular palabra, la trasladaron a la comisaría para tratar de averiguar quién era. "Los investigadores tuvieron que comunicarse con el joven a través de gestos, pero sin conseguir ningún resultado sobre su identidad", han apuntado las mismas fuentes, que han detallado cómo, después, dejaron libre al chico. No había cometido ningún delito, así que no podían retenerlo.

Una inspectora se puso entonces en contacto con SOS Desaparecidos. "El miércoles por la noche nos enviaron dos fotografías y empezamos a trabajar con las organizaciones con las que colaboramos en el extranjero", explica Joaquín Amills, coordinador nacional de la ONG: "Y lo hicimos sin saber de qué país era el joven, porque no hablaba". El jueves por la mañana dieron con Zarcone, que creyó identificar en una de las imágenes una cicatriz en la muñeca de la mano derecha del supuesto Marcello. "Lo reconoció sin ningún género de dudas", subrayaba en su nota de prensa la Policía Nacional; que, tras la posible coincidencia, ordenó a sus agentes que volvieran a localizar al chico. Y, de nuevo, lo encontraron en Torrejón.

"La madre no reconoció la cicatriz al 100%", sentencia, por su parte, Amills. "Lamentamos profundamente que Policía Nacional afirmara que se trataba de Marcello cuando la madre todavía no había aterrizado en el aeropuerto de Barajas (Madrid). Y que lo confirmara sin poder contrastar huellas dactilares, muestra de ADN, documentos oficiales o la expresión verbal", ha denunciado SOS Desaparecidos: "Ha sido una tremenda irresponsabilidad y [una muestra de] poca profesionalidad. Pediremos responsabilidades al ministro de Interior, a la Secretaria de Estado de Seguridad, al Centro Nacional de Desaparecidos y a la Jefatura Superior de Policía". Fuentes de la embajada italiana también han subrayado que Zarcone no ha reconocido a su hijo.

La policía se agarra ahora a las pruebas de ADN para confirmar su anuncio público. Ya han recogido muestras de saliva de la madre y de su presunto hijo. Zarcone tiene previsto volver a Italia lo más pronto posible. En 2013, ya recibió noticias de que habían visto a Marcello en Francia. En 2015, en la italiana Trento. Y en 2016, en Forlí, una ciudad a 80 kilómetros de Bolonia. "Lo peor es el daño causado hoy a la familia, comunicando una identificación no realizada", ha concluido SOS Desaparecidos este viernes.