Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz promete la creación de una renta mínima de inserción social

La medida sustituirá al ingreso de solidaridad y supondrá entre 400 y 660 euros al mes

Susana Díaz, en la tribuna del Parlamento andaluz.
Susana Díaz, en la tribuna del Parlamento andaluz.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha adelantado este miércoles en el Parlamento su programa para los próximos dos años de la décima legislatura. Díaz ha presentado una batería de iniciativas para retomar el pulso del Gobierno autonómico, afectado por la reciente carrera de la dirigente andaluza a la dirección federal del PSOE, que ganó Pedro Sánchez. Entre las principales medidas propuestas, ha destacado, además de la gratuidad de la matrícula universitaria para aquellos estudiantes que aprueben, la creación de la renta mínima de inserción social. Esta medida modifica y amplía el ingreso mínimo de solidaridad ya existente, que es una ayuda mínima durante seis meses. El objetivo, según ha dicho, será erradicar la pobreza.

La renta mínima de inserción intenta dar respuesta a la petición de sindicatos, organizaciones de la red contra la pobreza y partidos de izquierda, que reclaman una renta mínima universal. Díaz no ha llegado en su propuesta tan lejos, pero sí ha ampliado los criterios para que la nueva ayuda llegue a los 50.000 demandantes que hay en Andalucía de este tipo de subsidios.

Hasta ahora, el ingreso solidario es una ayuda económica durante seis meses equivalente al 62% del Salario Mínimo Interprofesional, aumentado en un 8% por cada miembro de la unidad familiar beneficiaria. Los 50.000 destinatarios de la nueva renta mínima son aquellos que ganan menos de 415 euros al mes. Recibirán desde un 78% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM- 532 euros al mes) hasta un máximo del 125% de este índice, según en número de miembros a cargo. De esta forma, las ayudas, que se prolongarían mientras persista la deficiencia de ingresos, rondarían entre los 414 euros y los 665 euros al mes. La dotación presupuestaria necesaria supera los 100 millones de euros.

Estas son otras de las medidas anunciadas por la presidenta de la Junta en el Parlamento:

Desempleo. Díaz ha defendido que Andalucía ha pasado de 1.126.000 parados a 800.000. Para seguir bajando estas cifras, ha pedido inversiones del Estado, que descenderán “escandalosamente”, según ha dicho, un 36% este año. La presidenta ha exigido un compromiso con infraestructuras pendientes, como la conexión ferroviaria con el puerto de Algeciras. Díaz ha defendido que ha destinado más de 2.800 millones a la lucha contra el paro.

Industria. La Junta destinará 200 millones a partir de septiembre para un plan de empleo industrial. Este decreto se complementará con incentivos de 229 millones para innovación industrial y dos programas para el desarrollo energético sostenible. En total, se destinarán más de 8.000 millones.

Financiación. “Los acuerdos de trastienda de Rajoy” han sido la causa de que el Gobierno reclame 131 millones de intereses del Fondo de Liquidez Autonómico y que se habían condonado. Andalucía saldrá a los mercados para financiarse. Es el caso de los 217,5 millones de euros captados en el Banco Europeo de Inversiones. Para aunar la posición de Andalucía frente a la negociación del sistema financiero, Díaz ha reclamado la unidad de los partidos y la incorporación de opiniones de representantes de la sociedad civil.

Exportación. Un total de 19.000 empresas venden más de 8.000 millones en el exterior y han situado a Andalucía como la segunda comunidad más exportadora. En esta línea, se creará un programa especial de promoción de emprendedores, especialmente mujeres y jóvenes.

Precariedad. “Las condiciones laborales que sufren muchos trabajadores son el resultado de una reforma laboral infame cuya derogación es urgente”, ha afirmado Díaz. En este sentido, ha defendido medidas para paliarla como las cláusulas sociales y ha convocado a sindicatos y patronal a crear una “mesa por la calidad en el empleo”.

Discriminación salarial. Para combatir lo que ha calificado de “sangrante brecha salarial”, se creará una línea de incentivos para la igualdad que beneficiará a todas las empresas y no solo para aquellas entidades con más de 200 trabajadores.

Educación. Además de la gratuidad de la matrícula para aquellos alumnos que aprueben, se mantendrán los sistemas de becas para ayudar a las familias con los costes de los estudios. También va a proponer al resto de grupos una iniciativa legislativa dirigida al Gobierno para que se amplíe la educación obligatoria a los estudiantes de entre cero y tres años. En este ámbito ha incluido Díaz los planes de incorporar a 5.000 docentes.

Sanidad. La reposición de plantillas y la estabilidad de los interinos serán dos de las medidas laborales en este ámbito. También ha anunciado la apertura de dos centros de salud en Cádiz, del 100% del hospital de La Línea, otras tres instalaciones en Almería y otro programa de actuaciones en el resto de provincias. El próximo presupuesto de 2018 incluirá una partida para la apertura del hospital materno infantil de Huelva, una medida destinada a una de las capitales más activas en las protestas contra la política sanitaria.

Violencia machista. Ante el repunte del número de menores víctimas, pondrá en marcha medidas específicas y la Junta de Andalucía se personará en los casos donde haya miembros afectados por debajo de los 18 años.

Memoria Histórica. Propone ampliar los fondos e incluir en el reglamento de la ley, aprobada hace dos meses, a un comisionado. Para este puesto ha propuesto a Diego Valderas, excoordinador de IU, algo que no cuenta con el respaldo de la oposición y, en especial, con el de la federación de izquierdas, que ha amenazado con expedientar a su exdirigente. Durante el debate, Díaz ha eludido nombrar a su candidato.

Cultura. Este año tiene previsto culminar la ley del cine, la normativa audiovisual y la culminación de centros y museos del flamenco y de otros ámbitos culturales.

Medio Ambiente. Tras el verano se remitirá al Parlamento la Ley del Cambio Climático. “Es muy exigente, compromete a agentes públicos y privados y cuenta con un amplio consenso”, ha afirmado Díaz para contraponer esta medida con la actitud “sumisa” del Gobierno de España, en especial tras el abandono de Estados Unidos de los acuerdos de París.

Dura réplica del portavoz de IU por el comisionado de Díaz

El portavoz parlamentario de IU, Antonio Maíllo, ha protagonizado una durísima réplica a la presidenta andaluza, a quien le ha dicho que "le gustan las puñaladas, los derrocamientos, las peleas y el malmeter". Maíllo ha acudido al debate tras haber tenido que amenazar con expedientar a su antecesor, Diego Valderas, si acepta ser comisionado de Día.  "Usted no aprende. En este contexto, ha dicho a la presidenta: "¿No se da cuenta de que esto cansa?. ¿No se da cuenta de que usted no puede seguir rompiendo todo lo que toca, ahora con la Ley de Memoria, señora Díaz?. "No deja que crezca la hierba, solo le gustan las puñaladas, los derrocamientos, las peleas, el malmeter, es la hooligan del cole: pinchando todo el día con el boli y cuando saltamos es que se meten conmigo. Aburre, señora Díaz, no sabe cuánto. Representa la síntesis de los peor de la política de este país".

Díaz ha respondido a Maíllo que será él quien tendrá "el honor" de ser "el que apague la luz y cierre la puerta" para "entregar" su partido a Podemos, y le ha acusado de "llevar las pancartas de la derecha" y de favorecer la alternancia del PP.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, ha condicionado la aprobación de los Presupuestos del próximo año a una "armonización del impuesto de sucesiones y donaciones". Marín ha lamentado que la presidenta no haya abordado durante cuestiones como la reforma electoral, la eliminación de aforamientos y la limitación de mandatos.

Díaz le ha recordado a Marín que fue su partido el que asumió el compromiso de defender en Madrid, donde apoyan al Gobierno del PP y tienen capacidad de influencia presupuestaria, la armonización fiscal que garantice la cohesión territorial y que no haya ciudadanos de primera y de segunda.

La portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez, ha acusado a Díaz de incumplir compromisos del debate de investidura como la oficina contra la corrupción, el plan de lucha contra el fraude fiscal o la ley de infancia y adolescencia. La presidenta ha defendido las medidas adoptadas como un modelo diferente de afrontar la crisis y sus propuestas como otra forma de aprovechar la recuperación.

El presidente del PP, Juan Manuel Moreno, ha acusado a Díaz y a su Gobierno de no conseguir avanzar en crecimiento frente a otras comunidades. "Estamos peor porque usted es la peor presidenta en todos los años de autonomía", ha afirmado Moreno. La respuesta de la presidenta fue fácil y habitual al instar al dirigente del PP andaluz a levantar la voz ante Rajoy para que aumente las inversiones en la comunidad.