Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

National Geographic beca a cuatro investigadores españoles

La entidad presenta por primera vez en España su programa de ayudas a la actividad científica

Cuatro investigadores españoles becados por National Geographic. De izq a drcha David Velázquez, Laura Domingo, Reyes Alejano y Soledad Domingo.
Cuatro investigadores españoles becados por National Geographic. De izq a drcha David Velázquez, Laura Domingo, Reyes Alejano y Soledad Domingo.

Los investigadores, divulgadores y exploradores científicos están de suerte. National Geographic ha presentado en España su programa de becas de exploración e investigación científica, que desde 1890 —año en el que se concedió la primera ayuda— ha financiado 12.500 proyectos de 120 países.

La institución, conocida sobre todo por su popular revista científica, ofrece 450 becas que se pueden solicitar a través de su página web. Las cantidades oscilan entre los 4.000 y los 26.000 euros, según el tipo de ayuda, y la convocatoria está abierta los 365 días del año. “Cada tres meses se hace una selección y se aprueban algunos de los proyectos, pero el trámite puede realizarse en cualquier momento. El comité de investigación y exploración es el encargado de elegir las mejores propuestas”, explica David Schacht, vicepresidente de iniciativas globales de National Geographic Society.

Schacht ha asegurado este martes que desde España han llegado muchísimas solicitudes y ha valorado la “gran calidad” que existe entre los científicos españoles. David Velázquez, biólogo e investigador de la Universidad Autónoma de Madrid; Reyes Alejano, ingeniera de montes e investigadora de la Universidad de Huelva; Laura Domingo, doctora en Geología e investigadora en el Instituto de Geociencias del CSIC y la Universidad Complutense de Madrid; y su hermana Soledad, doctora en Geología e investigadora en el departamento de Paleobiología del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y en la Universidad Complutense son cuatro de los investigadores que han recibido esta ayuda.

Todos ellos critican la falta de inversión pública para la investigación científica y las complicaciones burocráticas que se han encontrado para pedir algún tipo de ayuda. "Solicitar estas becas, en comparación con los trámites que hay que realizar en España o en la Unión Europea, es facilísimo. Solo tienes que tener una idea, explicarla de forma resumida y, una vez que la han aprobado, presentar el presupuesto”, explica Laura Domingo, que aún sigue inmersa en su investigación paleontológica en Argentina.

Su hermana melliza, Soledad, que centró su proyecto en el yacimiento madrileño del Cerro de los Batallones, añade que al contrario de otras ocasiones, nunca tuvo problemas cuando justificó sus necesidades. “Te dan libertad para manejar tu presupuesto y no sientes la presión que existe con las ayudas públicas en las que tienes que presentar cualquier mínima factura y te piden los resultados casi antes de investigar. Aquí prima mucho la idea y es algo que se agradece”, sostiene Domingo.

David Velázquez, biólogo e investigador de la Universidad Autónoma de Madrid, tuvo que abandonar su vocación científica durante un tiempo por falta de financiación. Gracias a esta ayuda, Velázquez llevó a cabo un proyecto donde investigó la dinámica de las comunidades microbianas en zonas polares. “Mucha gente abandona la ciencia, si paras es muy difícil que puedas volver a hablar”, afirma el biólogo.

Reyes Alejano, investigadora de la Universidad de Huelva, sostiene que encontrar financiación para un proyecto puedo ser desesperante. “Conocí estas becas porque unos compañeros americanos me hablaron de ellas, es impresionante formar parte de comunidad científica que has admirado desde pequeña. Para cualquiera de nosotros leer esta publicación era la rutina de todos los meses”. El trabajo de Alejano consiste en analizar la información de los anillos de edad de árboles vivos para obtener información sobre la historia ecológica y de gestión de los ejemplares.

Los investigadores pueden solicitar tres tipos diferentes de ayudas para llevar a cabo sus trabajos. Estas subvenciones pueden ser: de carrera temprana (brindan a los solicitantes la primera oportunidad de dirigir su propio proyecto); estándar (dirigidas a quienes tienen un horizonte claro de finalización de su proyecto); o becas rápidas (pensadas para dar una respuesta rápida ante circunstancias excepcionales como desastres naturales o destrucción inminente de ecosistemas).

Más información