Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Canarias pide 450 millones para apoyar los Presupuestos

Pedro Quevedo incluye 330 millones de gasto específico para las islas

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, el jueves en el Congreso.
El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, el jueves en el Congreso.

Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias del que depende la aprobación de los Presupuestos, ha registrado este viernes 49 enmiendas parciales al proyecto, valoradas en unos 450 millones. Tras garantizarse el apoyo de Coalición Canaria a cambio de una mejora en la financiación, el Gobierno de Mariano Rajoy afronta la negociación final como un juego de equilibrios entre los dos partidos nacionalistas canarios, rivales electorales. Rajoy ha viajado este viernes a Canarias para impulsar el acuerdo.

Una vez asegurado el voto de la diputada Ana Oramas (Coalición Canaria), el PP busca el de Pedro Quevedo (Nueva Canarias) para sumar —junto a los 137 del PP, los 32 de Ciudadanos y los 5 del PNV— los 176 votos que necesita para aprobar los Presupuestos. “El diputado 176 no soy yo, sino usted, señor Montoro”, le ha espetado esta semana Quevedo al ministro de Hacienda. “De usted depende que prosperen o no sus Presupuestos”, ha añadido, en una clara referencia a que esperaba gestos del Ejecutivo. ¿Cuáles? Quevedo ha registrado este viernes 49 enmiendas parciales que suman unos 450 millones de euros en inversiones y políticas sociales para Canarias.

Entre las propuestas destacan el aumento en 100 millones en las partidas destinadas a la atención a la dependencia y otros 20 millones adicionales para la lucha contra la violencia de género. Además, Quevedo reclama 42 millones para políticas de empleo y otros 30 millones para infraestructuras educativas. También pone sobre la mesa 51 millones para carreteras, 40 millones más para las subvenciones al tráfico aéreo regular entre la Península y las islas y el interinsular; otros 9 millones para luchar contra la pobreza; y 50 millones para el proyecto de MetroGuagua en Las Palmas.

Ninguna de esas exigencias ha cogido por sorpresa al Ejecutivo, que lleva semanas midiendo los tiempos y los gestos que dedica a los dos partidos canarios.

Coalición Canaria y Nueva Canarias representan “el nacionalismo práctico”, según fuentes de la negociación, que recuerdan que el segundo partido nació como escisión del primero (Quevedo, el diputado de Nueva Canarias, concurrió a las elecciones generales en las listas del PSOE con el acuerdo previo de pasar luego al Grupo Mixto). El Gobierno ha afrontado el diálogo con las dos formaciones desde esa perspectiva y se ha informado de los puntos de fricción que provoca la política local entre los dos partidos a través del diputado popular en el Congreso Guillermo Mariscal y de Asier Antona, presidente del PP canario.

Distintas estrategias

Los negociadores del PP han asumido que no es lo mismo buscar un pacto con un partido que gobierna la autonomía —Coalición Canaria— que con otro que no lo hace —Nueva Canarias—. “Uno gestiona el presupuesto autonómico, y se beneficia de cualquier mejora en financiación; el otro busca acciones más directas, gestos concretos y medidas con fuerte simbolismo social”, resume una fuente del PP de Canarias que destaca el interés de Quevedo por lograr una reforma de la ley electoral autonómica.

“Nosotros hemos negociado una mejora en los Presupuestos para Canarias y quitar el régimen económico y fiscal del sistema de financiación autonómica [para unirlo a los Presupuestos]”, explica José Miguel Barragán, secretario general de Coalición Canaria. “Y ellos tienen capacidad para articular enmiendas sobre su discurso social y sanitario; o para la financiación del transporte”. Los estrategas del PP también han buscado que las dos formaciones tuvieran un protagonismo diferenciado que les permitiera sacar réditos ante sus electores.

Así, Rajoy ha concedido al presidente canario, Fernando Clavijo, una foto triunfal en el Congreso cuando el PP y Coalición Canarias sellaron su acuerdo. Exactamente un mes después, Rajoy se desplazó este viernes a Las Palmas, donde ha participado en el congreso provincial de su partido y permitió que los focos se posaran en Román Rodríguez —presidente de Nueva Canarias, que también celebraba su congreso— ante la posibilidad de una reunión entre ambos.

Más información