Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrupción del PP se cuela en la batalla interna del PSOE

Al candidato Pedro Sánchez le parece insuficiente la respuesta de su partido y pide más contundencia contra el presidente del gobierno, Mariano Rajoy

La corrupción del PP ha entrado de lleno en el debate interno del PSOE para la elección de su secretario general. Al candidato Pedro Sánchez le parece insuficiente la respuesta de su partido y pide más contundencia contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Con indisimulada irritación la comisión gestora le informó este martes de todas las acciones ya en marcha en la exigencia de explicaciones a los populares. Este episodio ahonda en la crisis interna del PSOE por la abstención de este partido en la investidura de Mariano Rajoy.

Patxi Lopez junto a Meritxell Batet y Rafael Simancas.
Patxi Lopez junto a Meritxell Batet y Rafael Simancas.

Los resquemores respecto a cómo se relaciona el PSOE con el Gobierno están a flor de piel en la candidatura de Pedro Sánchez. Desde la abstención acordada el pasado octubre por el comité federal para que gobernara Rajoy y no se repitieran las elecciones, el PSOE entró en una profunda división. La posición de Pedro Sánchez, defensor del no en aquella investidura, ha tomado nuevos bríos con los recientes episodios de corrupción del partido conservador, que han sacudido la política nacional.

Un tenso cruce de misivas entre Sánchez y el presidente de la comisión gestora del PSOE, Javier Fernández, puso este martes de manifiesto con crudeza el vivo enfrentamiento. Si Sánchez es expeditivo en sus reclamaciones, no menos lo es el presidente de la dirección provisional de los socialistas. “Pese a que la gestora es una dirección provisional, la gravedad de los casos de corrupción exige de una respuesta inmediata por parte del grupo socialista. Iniciativa que no puede quedarse en la solicitud de comparecencias de ministros, sino que deben situar la petición de responsabilidades en quien es el presidente del PP, Mariano Rajoy”, escribió Sánchez, que encabezaba su carta con un “querido Javier”. A continuación, instaba a Fernández a que traslade al grupo parlamentario la necesidad de pedir la comparecencia de Rajoy en el pleno del Congreso”.

La respuesta del presidente de la gestora se encabeza con un “Estimado Pedro” y parte de un primer reproche al constatar que sus intenciones de escribirle ya las conoció la noche anterior a través de los medios de comunicación. A la gestora le es “grato” comunicar a Sánchez que lo que pide ya está en marcha, por cuanto que el grupo socialista ha urgido a que se reúna de inmediato la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP y que, en ese marco, comparezca Rajoy. La petición de Sánchez es que el presidente del Gobierno sea interpelado en el pleno del Congreso, propuesta que el grupo socialista, según fuentes de la gestora, tiene en cartera para después de que celebre la comisión.

La razón que esgrime la comisión gestora del PSOE para optar por la comisión de investigación como primera instancia en la que comparezca Rajoy, sin descartar en absoluto otras acciones, es la obligación del compareciente de decir la verdad. Si no fuera así incurriría en un delito contemplado en el artículo 502 del Código Penal.

“La vía que has elegido”

Javier Fernández recuerda, además, a Sánchez que si Rajoy va a ir a declarar a la Audiencia Nacional, como testigo en el caso Gürtel, es por la presión y representación de “compañeros” socialistas personados en la causa. “En fin, todas estas noticias han sido publicadas profusamente por los medios de comunicación, pero no tengo ningún inconveniente en trasladártelas por escrito, dado que es esta vía la que has elegido para comunicarte conmigo”, termina. Se despide Fernández con “un saludo”, similar al “saludo cordial” que le envía Pedro Sánchez.

Este, en su carta, antecede la petición de más control sobre Rajoy con algunas consideraciones sobre la situación del PSOE. Siempre ha criticado, dice, “la tardanza en hacer primarias y el congreso”, porque España exige un “PSOE fuerte con un liderazgo claro”.

 

Élites políticas ancladas en los ochenta

J.Marcos

La crisis de la socialdemocracia, que vivió su última tragedia en la primera vuelta de las presidenciales francesas con el 6% de votos a Benoît Hammon, el peor resultado desde los sesenta, centró la presentación del libro de Patxi López La izquierda necesaria (Editorial Catarata) en Madrid. “Solo Portugal y Alemania, con la esperanza que supone Martin Schulz, parecen salvarse de la situación general... En España hemos perdido la mitad de nuestros votos y además estamos divididos”, resaltó el precandidato a la secretaría general del PSOE. “La mitad de los votantes apuesta por dinamitar el sistema desde la extrema derecha y la extrema izquierda. Es trágico”, es la enseñanza que saca López de Francia. “Mientras, las élites políticas seguimos con ideas de los ochenta”.

Más información