Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez de los ERE sienta en el banquillo a Javier Guerrero y su chófer

La magistrada abre juicio por ayudas de 1,4 millones y acusa a un exalcalde y un consultor

Javier Guerrero, en el Parlamento andaluz en 2012.
Javier Guerrero, en el Parlamento andaluz en 2012.

El ex director general de Trabajo de la Junta de Andalucía Javier Guerrero y su chófer Juan Francisco Trujillo se sentarán en el banquillo de los acusados por tres subvenciones que suman 1,4 millones que el primero concedió al segundo en 2004 de manera arbitraria, solo porque eran amigos. Tras recibir las ayudas públicas, Trujillo compró cocaína y regalos para su jefe, según la acusación de la Fiscalía Anticorrupción y la confesión del propio conductor tras su detención en 2012.

La juez del caso ERE, María Núñez, ha abierto juicio oral contra ambos y les ha impuesto una fianza de 2,1 millones y 1,9 millones respectivamente. A la vista acudirán asimismo como acusados el exalcalde pedáneo socialista de Llanos del Sotillo (Jaén) Isidoro Ruz, y el exdirector de la consultora Vitalia Antonio Albarracín.

Los cuatro están acusados de malversación y prevaricación continuadas, falsedad y asociación ilícita. Guerrero y Trujillo afrontan 14 años de prisión solicitados por la Fiscalía Anticorrupción. Para cubrir la responsabilidad civil de las subvenciones irregulares, los cuatro procesados deberán devolver a la Junta andaluza 1,4 millones concedidos a las empresas Lógica Estratégica Empresarial, Iniciativas Turísticas Sierra Morena, Ave Nueva y Holding Europeo Tindex. Además, la mujer de Trujillo, Juana Gallego, debe responder con 24.000 euros como partícipe a título gratuito por su porcentaje en una de las sociedades de su marido.

La fiscalía denunció en su escrito de acusación el intercambio de favores entre Guerrero y su chófer en los años de apogeo de su relación: a cambio de conceder los 1,4 millones, Guerrero recibió "entregas de efectivo, antigüedades, un equipo de navegación para su vehículo oficial, invitaciones en restaurantes y locales de copas y entregas de cocaína" por parte de Trujillo.

Más información