Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Podemos tumban el Presupuesto del Gobierno socialista de García-Page

El partido de Iglesias acordó en enero el respaldo a la tramitación de las Cuentas de Castilla-La Mancha

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, antes del pleno celebrado en las Cortes de Castilla-La Mancha.
El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, antes del pleno celebrado en las Cortes de Castilla-La Mancha. EFE

Las Cortes de Castilla-La Mancha han rechazado este viernes, con los votos a favor de los 15 diputados del PSOE y el voto en contra de los 16 parlamentarios del PP y los dos de Podemos, los Presupuestos del Gobierno de Emiliano García-Page para 2017. Los socialistas no se esperaban el voto en contra del partido de Pablo Iglesias, ya que el pasado 23 de enero habían llegado a un acuerdo para aprobar la tramitación del Presupuesto de este ejercicio, que ascendía a 8.919,8 millones de euros, un 5,9% más que en 2016 y con un techo de gasto de 5.960 millones. El PSOE y Podemos también coincidieron en marzo en rechazar la enmienda a la totalidad que presentó el PP. El presidente regional ha convocado para este sábado un Consejo de Gobierno  con carácter urgente y extraordinario para analizar "las consecuencias económicas y sociales" del rechazo de las cuentas públicas.

El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha tildado de "cobarde e irresponsable" la postura de Podemos, que ha achacado a "una trama con el PP". El miembro del Ejecutivo de García-Page ha pedido la dimisión de los dos diputados tras calificar el voto de Podemos de "incoherente". Ruiz Molina y el diputado de Podemos David Llorente escenificaron en enero el acuerdo en una comparecencia conjunta que meses después no se ha mantenido, pero que Podemos circunscribe a un pacto "de mínimos" y que dependía de las enmiendas.

Podemos explica su negativa a apoyar los Presupuestos de García-Page en que el PSOE ha votado en contra de más de 20 enmiendas de las 25 que habían presentado a las Cuentas. En esas enmiendas pedían detraer presupuesto de la educación concertada, destinar partidas a la recuperación de la memoria histórica y para “aliviar” el copago farmacéutico, o fortalecer la agricultura ecológica. “Está fuera de toda duda que el PSOE ha hecho sus Presupuestos sin contar con que no tiene mayoría absoluta. Han gobernado siempre solos y no están acostumbrados al diálogo y la negociación con otra fuerza política”, se queja José García Molina, secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, en conversación con EL PAÍS.

Fuentes del Gobierno de García-Page replican que durante la negociación con Podemos "en ningún momento" trasladaron que la aprobación de sus enmiendas "era una cuestión indispensable". "Si esos temas eran tan esenciales, ¿por qué no los plantearon durante la negociación del acuerdo global?", apuntan en el Ejecutivo. "El único punto indispensable era su propio plan de garantías de rentas, y resulta que Podemos es al final el que ha votado en contra de sus exigencias", sostienen. “Solo te puedes sentir traicionado… La sensación es que [en Podemos] se lo toman a broma. Se la bufa el futuro de Castilla-La Mancha”, ha referido Nacho Hernando, portavoz del Gobierno regional, en una alusión explícita a las polémicas expresiones empleadas por Pablo Iglesias en el Congreso.

El partido aprobó las Cuentas del PSOE de 2016, después de suscribir un pacto de investidura con García-Page en 2015, que dio por roto al año siguiente, meses después de sacar adelante los Presupuestos. “Aquellos acuerdos quedaron en papel mojado, muertos, porque el PSOE no los cumplía”, lamenta García Molina, que asegura que han venido avisando a los socialistas de que no seguían el camino adecuado. “Los incumplimientos empezaron pronto y hemos dado señales y señales, y o nadie lo ha querido escuchar o han pensado que estábamos aquí o de broma o de comparsa”, critica el dirigente de Podemos. “Desde la ruptura del acuerdo de investidura hemos dado sobradas muestras de que la línea de este Gobierno no era la que habíamos acordado”.

La negociación entre el PSOE y Podemos para los Presupuestos ha sido escasa, afirma Podemos, en el contexto de una relación casi ausente desde la ruptura del pacto de investidura. “En las pocas conversaciones que hemos tenido nos han dicho a todo que no. Era ‘estas son lentejas, las tomas o las dejas’, bueno, pues nos han obligado a dejarlas. Porque no hemos visto ninguna voluntad del Gobierno a dar un paso a la recuperación de lo público”, afirma García Molina. El líder de Podemos abre la puerta, en todo caso, a que ambas fuerzas políticas vuelvan a negociar unos nuevos Presupuestos para llevar a las Cortes regionales. “Si quieren nos sentamos cuando quieran y sacamos adelante unos nuevos Presupuestos para 2017. Pero Podemos no va a sostener nada que se parezca a las políticas que se parezcan al PP”, avisa.

El portavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Francisco Cañizares, ha pedido explicaciones urgentes a Page, ante el hecho histórico que supone que, por primera vez, un presidente haya sido incapaz de sacar los presupuestos. Para Cañizares supone una gran inestabilidad y ha señalado que el culpable de esta situación es Page que, después de perder las elecciones, "se entregó a Podemos". "Lo ocurrido es consecuencia de los pactos entre perdedores a cualquier precio que hizo Page", afirma.

UGT: "Podemos se une una vez más al PP"

Tras casi 18 horas de debate, el pleno de las Cortes ha rechazado el proyecto de ley de presupuestos, que se presentó después de que el PSOE aceptase un Plan de Garantías que propuso Podemos dotado con 120 millones de euros, lo que permitió abrir la ronda de negociaciones. "Este plan se tendrá que implementar en 2017 y se evaluará posteriormente, será el primer paso hacia una ley integral de garantías de Castilla-La Mancha", señaló Llorente en enero. El voto en contra de Podemos tumba junto a los presupuestos la posibilidad de poner en marcha ese plan de garantías. La comisión ejecutiva regional del sindicato UGT se ha mostrado muy crítica con Podemos en un comunicado en el que afirma que la formación "se autoenmienda y revienta Castilla-La Mancha". "Contra todo pronóstico y sin previo aviso Podemos se une una vez más al PP", sentencia el sindicato, que acusa a Podemos de "incoherencia, populismo, demagogia y la peor falta de lealtad y compromiso a sus propios planteamientos". El sindicato CSIF considera "muy grave" que no se hayan aprobado los presupuestos y lamenta una falta de consenso que supone "una peligrosa irresponsabilidad por parte de los grupos parlamentarios". La central advierte de que "corren peligro" políticas activas de consolidación de empleo en los sectores público y privado. También afecta a la reducción de la tasa de interinidad en la función pública.

Las diferencias entre Podemos y PSOE no son nuevas. El partido de Pablo Iglesias dio por roto el pasado septiembre el acuerdo de investidura que permitió la investidura de García-Page. De esta forma, el PSOE recuperó el Gobierno regional, que había perdido la legislatura anterior: María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y actual ministra de Defensa, fue la presidenta autonómica entre 2011 y 2015, el único periodo en que los socialistas no han gobernado Castilla-La Mancha desde la restauración de la democracia.

Podemos apoyó al PSOE en Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Comunidad Valenciana y Baleares tras las autonómicas de 2015. En Aragón, Podemos acaba de votar a favor de la toma en consideración de los Presupuestos del Gobierno de Javier Lambán, después de un tira y afloja durante los últimos meses para negociar su apoyo a las Cuentas. En todo caso, el ‘sí’ de Podemos no es aún definitivo, ya que todavía tienen que votarse las enmiendas y las bases del partido tomarán la decisión final de validarlas en una consulta.

En Extremadura, el partido votó en contra de las Cuentas de Guillermo Fernández Vara, aunque el presidente extremeño logró sacarlas adelante con la abstención del PP y Ciudadanos. Baleares y Comunidad Valenciana sí han logrado sacar adelante sus Cuentas para 2017 con el apoyo de Podemos.

Más información