Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de la Policía reduce la ‘brigada patriótica’ a “un problema de esos señores”

Germán López Iglesias dedica poco más de un minuto a responder las preguntas de PSOE y Unidos Podemos sobre las actividades de un grupo de agentes en la etapa de Fernández Díaz

 El director general de la Policía, Germán López Iglesias.
El director general de la Policía, Germán López Iglesias. EFE

En su primera comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso, el nuevo director general de la Policía, Germán López Iglesias, ha despachado las preguntas de la oposición sobre las actividades de la bautizada como ‘policía patriótica’ en poco más de un minuto. El máximo responsable de la institución ha insistido en que en los cuatro meses que lleva en el puesto ha constatado que este grupo “no existe” en estos momentos y que, de hecho, solo ha oído hablar de ella “en los corrillos”. López Iglesias ha declinado extenderse más en un asunto que ha situado en el pasado y limitado a “un problema de esos señores”, sin especificar a quién se refería. De hecho, ha remitido a los diputados de PSOE y Unidos Podemos que le habían interpelado por este grupo de agentes a la comisión de investigación que debe analizar la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior. “Allí podrán hablar más largo y tendido”, les ha dicho para zanjar en un primer momento el tema.

López Iglesias ha intentado centrar su intervención en el “futuro” y ha evitado aclarar si había ordenado abrir una investigación interna sobre las actividades de la policía política, si iba a depurar responsabilidades o qué medidas pensaba tomar con aquellos supuestos integrantes de la mismas que, según le ha recriminado el representante de Unidos Podemos, Juan Antonio Delgado Ramos, ocupan en estos momentos “destinos a dedo” bien retribuidos. “No me haga hablar de policía política”, ha insistido el director general de la Policía, que ha llegado a reducirlo el asunto a “lo otro” y a un grupo de policías “que no tienen ninguna credibilidad” sin dar nombres.

Fueron sus escuetas respuestas a las intervenciones que minutos antes habían realizado el diputado socialista David Serrada, y Juan Antonio Delgado Ramos, que no ahorraron calificativos a la hora de describir a la ‘policía patriótica’. El parlamentario del PSOE calificó la existencia de este grupo como “una bomba entre las manos” y exigió al máximo responsable de la Policía “mayor determinación” en acabar con ella y le ofreció la colaboración de su partido.

Por su parte, el representante de Unidos Podemos habló abiertamente de “una banda criminal, mafiosa y organizada” que elaborada “informes policiales falsos […] para perjudicar a partidos y sus dirigentes”, en referencia al dossier PISA sobre Pablo Iglesias y la financiación de su partido. Delgado Ramos reclamó “mecanismos” para impedir que vuelvan a ocurrir hechos similares.
Incluso el representante del PP, José Alberto Martínez-Toledano, hizo alusión de ella al hablar de “garbanzos negros que está afectando al trabajo de estos funcionarios públicos”. Su compañera de partido, Ana Vázquez, que es policía, también intervino para asegurar que se sentía “ofendida” por las referencias a “la mafia, la banda criminal y la policía política”. Los representantes de Ciudadanos y Compromís, Saúl Tamírez y Enric Bataller, no hicieron ninguna mención a la ‘brigada patriótica’.

Más información