Los ‘Romanones’ defienden que “no hubo abuso sexual”

Los siete primeros testigos del juicio contra el cura Román Martínez se desentienden del denunciante

El padre Román,a su llegada a la sede de la Audiencia Provincial de Granada, este lunes.
El padre Román,a su llegada a la sede de la Audiencia Provincial de Granada, este lunes.Miguel Ángel Molina (EFE)

Segundo día del juicio del caso Romanones por el que se investiga un supuesto abuso sexual a un joven granadino entre el año 2004 y 2007 por parte del padre Román Martínez, presunto líder un de un clan de siete sacerdotes y dos seglares para el que la fiscalía pide nueve años de cárcel y una indemnización de 50.000 euros para el denunciante, unas costas que asumiría de forma subsidiaria la Archidiócesis de Granada. Los siete implicados que han pasado a la condición de testigos por quedar prescrito su caso se desentienden de los abusos y han asegurado este martes ante el juez “no entender por qué se les acusa de algo tan tremendo”. El único acusado negó ayer haber abusado del menor. 

Más información
Las claves del ‘caso Romanones’
El cura del ‘caso Romanones’ niega ante el juez haber abusado de menores

“Nunca nos hemos bañado desnudos en la piscina ni nos hemos visto en la ducha”, aseguran los interrogados durante la sesión de este martes ante el magistrado osé Requena. M.F.F.R, que ha declarado en primer lugar, ha expuesto que en la casa parroquial de San Juan María Vianney "pasaba mucha gente” y “había un sentimiento muy cristiano”. Los testigos rechazan que el denunciante, llamado Daniel y con 14 años en el momento de los supuestos hechos, hubiera dormido en la misma cama que Martínez. “Daniel había dormido alguna vez en la misma habitación que Román, pero cada uno en su cama y Daniel en una cama nido”, apostillan los interrogados ante un caso que llegó hasta el papa Francisco, que exigió la "retirada inmediata de los involucrados" y "responsabilidades" a la archidiócesis.

Para otros tres de ellos, la denuncia interpuesta por Daniel en el año 2008 puede deberse a “una venganza personal”. Los testigos coinciden en que la ruptura de la relación que mantenía “este grupo de amigos” con el denunciante se fraguó cuando supieron de la relación sentimental que Daniel había iniciado con una joven, ya que “tenía una clara vocación sacerdotal y por eso dormía varias noches en algunos de los inmuebles” que tenían los investigados en propiedad conjunta. “Dormir en el piso de tu párroco si quieres ser sacerdote no es tan raro”, ha asegurado uno de los testigos.

Cuatro de los interrogados este martes en la Audiencia de Granada añaden “un posible interés económico” del joven denunciante: “Si no es eso, nadie lo entiende”, han declarado. Al ser preguntados por su relación con dos jóvenes más que se unieron a la causa de Daniel, los testigos insisten en “no tener demasiada relación” fuera de los cursos de catequismo que se impartían en San Juan María Vianney, pero sí reconocen “haber pasado días con las otras dos chicas” que cita el denunciante. “Siempre en un ambiente cristiano”, matizan. También niegan que existieran “conversaciones de índole sexual” en aquellas reuniones grupales.

Ante los dos supuestos que citan varios testigos en cuanto a los posibles intereses de Daniel, incluyen que es psicólogo. "Este caso le puede venir muy bien para su futuro laboral y su investigación”, han considerado. También aseguran los interrogados que Daniel era un joven "muy normal, que se prestaba a ayudar en lo que fuera necesario” y “muy afable”. El primer interrogado, ha manifestado que “solo perdió las formas en dos ocasiones: con el padre Román al conocerse su noviazgo con una joven, y con su novia a la que insultó en repetidas ocasiones”, ha declarado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con relación al expediente canónigo que ha sido aceptado por el tribunal, a pesar de la petición de rechazo de la prueba por parte de la defensa, el abogado de la acusación popular, Juan Pedro Oliver, aclara: “Es de suma importancia el documento porque el arzobispo denunció que podían existir indicios de posibles abusos”. Este miércoles tendrá lugar el testimonio de Daniel de forma presencial en la Audiencia de Granada. “Su declaración será de especial importancia para la resolución del caso”, explica el fiscal Francisco Hernández y el letrado de la acusación popular. La declaración del arzobispo de Granada, Javier Martínez, está programada para el próximo viernes y quedarán cuatro sesiones más con el resto de testigos, que son 40 en total.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS