Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE decide no apoyar que los diputados tengan trabajos privados

PP votará a puerta cerrada con Podemos y Ciudadanos el informe que autoriza las compatibilidades

Reunión de la gestora del PSOE en Ferráz presidida por Javier Fernandez.
Reunión de la gestora del PSOE en Ferráz presidida por Javier Fernandez.

La dirección del Grupo Socialista ha decidido no apoyar el jueves, por primera vez, el informe que autoriza a los diputados a tener actividades privadas al margen del escaño. En el pleno de ese día se producirá la situación insólita de que PP, Podemos y Ciudadanos votarán juntos para aprobar ese informe elaborado por la Comisión del estatuto del Diputado, mientras que el PSOE votará que no en solitario.

En ese informe se incluyen actividades de 38 diputados a los que los socialistas habían puesto objeciones. Por ejemplo, hay diputados que piden ejercer como abogados o, incluso, a algunos se les permite la actividad genérica de “asesoría de empresas”, sin mayor explicación. Sobre ese bloque el PSOE pedirá votación separada para oponerse. El resto son actividades no remuneradas vinculadas con la política o presencia sin cobrar en medios de comunicación.

El diputado del PSOE Luis Carlos Sahuquillo se abstuvo y rechazó apoyar ese informe en la Comisión y ahora ha tenido respaldo de la dirección de su grupo. Pretendía que no se hiciera como hasta ahora y se estableciera, al menos, un filtro llamando a los diputados que piden la compatibilidad para que expliquen esa actividad. La Comisión del Estatuto se limita a certificar la declaración de los parlamentarios y remitirlo al Pleno, donde se vota a puerta cerrada y sin cámaras. PP, Podemos y Ciudadanos, por el contrario, entienden que debe aprobarse el informe sin más comprobaciones y así lo votaron en la comisión del Estatuto del Diputado.

Sahuquillo tiene previsto pedir la palabra en el pleno para explicar las razones por las que su grupo se opone a mantener la situación que se ha aplicado en todas las legislaturas precedentes.

La portavoz de Podemos, Irene Montero, aseguró a este periódico que pedirá que el debate y votación se haga por primera vez de forma pública, para que se conozcan las posiciones de los diferentes grupos.

Montero explica que el informe cuenta “con el aval de los letrados y en aplicación de la legalidad vigente” y, por eso, su grupo lo votará en el pleno. Explica que su grupo es el primero que ha renunciado a lo que considera privilegios de los diputados y cobran dos salarios mínimos todos los cargos públicos de Podemos.

El informe contiene también concesión de compatibilidades para diputados de Podemos, encabezados por el secretario general, Pablo Iglesias, y otros parlamentarios como Carolina Bescansa. Iglesias declara “charlas, talleres de carácter docente, conferencias, programas de televisión con o sin remuneración, presentador y director del programa de televisión Fort Apache”.

Junto a él están Noelia Vera que declara “publicación de libros y artículos, redactora y presentadora de La Tuerka, conferencias, encuentros políticos, académicos y participación en programas de televisión con o sin remuneración”; Íñigo Errejón que pide autorización para “libros, conferencias, charlas, participación en programas de televisión con o sin remuneración”; Rosa Martínez, para “conferencias y cursos, percibiendo compensación de fundación privada” y Bescansa, “elaboración de estudios mediante contratos de investigación y/o consultoría”, entre otros.

Se vota el bloque de los 38, porque el PSOE pedirá esa votación separada, por lo que los diputados de Podemos y Ciudadanos apoyarán casos como el del parlamentario del PP y presidente de la comisión del Estatuto del Diputado, Leopoldo Barreda, al que se concede autorización para ejercer como abogado. Es el mismo caso de Rafael Hernando, portavoz del PP, que pese a esa actividad tan intensa en el Congreso pide poder ejercer la abogacía al margen del escaño. O el diputado del PP Teófilo de Luis que tendrá autorización para una genérica “asesoría de empresas”.

El PSOE, en la etapa de Pedro Sánchez como secretario general, decidió que ninguno de sus diputados pudiera tener ingreso alguno diferente al de su actividad política.

La ley electoral asegura que “el mandato de los diputados y senadores se ejercerá en régimen de dedicación absoluta en los términos previstos en la Constitución y en la presente Ley”. Pero establece, no obstante, que cada diputado debe hacer una declaración de bienes y actividades y que “el pleno aprobará las autorizaciones”. Sí se prohíbe expresamente contratar con administraciones y trabajar para bancos y entidades de créditos, pero tampoco se comprueba si realmente se cumplen estas limitaciones.

 

Más información