Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE marcará la posición del PSC sobre el conflicto territorial catalán

El acuerdo sella la paz entre ambos partidos tras más de cuatro meses de desencuentros

Reunión el pasado noviembre entre Javier Fernández y Miquel Iceta.

El PSOE definirá la posición del Partido Socialista de Cataluña (PSC) sobre el encaje de Cataluña en España por tratarse de un asunto “de naturaleza o relevancia constitucional” y también marcará la pauta al partido catalán en asuntos que “excedan el ámbito territorial de Cataluña”. Así figura en el protocolo de relación entre ambos partidos que hoy lunes discutirán por separado la ejecutiva del PSC y la gestora del PSOE. En el texto revisado se fija una relación marcadamente federal, con autonomía y lealtad mutua.

Algo más de cuatro meses ha durado la profunda crisis entre el PSOE y el PSC después de que los socialistas catalanes desobedecieran el mandato del comité federal de abstenerse en la votación de investidura de Mariano Rajoy. La paz quedará sellada este martes con la firma del presidente de la comisión gestora, Javier Fernández, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, del texto que revisa lo pactado hace 38 años. Aunque formalmente los documentos deben aprobarse hoy por la ejecutiva del PSC y la gestora, los tres meses de trabajo de sendas delegaciones de ambas partes han fructificado y no se prevé el menor problema.

A la pregunta de quién pone más de su parte, uno y otro responden con una palabra: equilibrio. La autonomía de los dos partidos se respeta al máximo, pero el PSOE es preponderante en cuestiones capitales como es la posición de los socialistas en relación con el conflicto de Cataluña por su encaje en el resto de España, como se desprende en este apartado del documento: “Corresponde al PSOE la definición de la posición política de los socialistas en los asuntos de naturaleza o relevancia constitucional, así como en aquellos cuya aplicación excede el ámbito territorial de Cataluña”.

Si el PSOE mantiene que la solución al conflicto con Cataluña hay que buscarla en una reforma de la Constitución que llevaría consigo un reconocimiento más explícito de la identidad de Cataluña, esa es la fórmula que debe defender el PSC. En estos momentos, es así, ya que los socialistas catalanes defienden la Declaración de Granada, que fijó la vía de la reforma constitucional para ahondar en la definición de una España federal.

Reconocimiento recíproco

La alusión a que el PSOE marca la posición en asuntos que excedan del ámbito catalán puede abarcar una amplia panoplia de situaciones, entre ellas la investidura del presidente del Gobierno de España. Con la firma de este protocolo no cabría de nuevo la actitud del PSC de no seguir la decisión del comité federal. No es una imposición, según han entendido las partes, ya que el PSC se mantendrá en todos los órganos de dirección del PSOE y, por tanto, con derecho a voz y voto, como fija el texto remozado. Los representantes del partido catalán defenderán sus posiciones dentro del comité federal y de los grupos parlamentarios, pero una vez que se vote, tendrán que aceptar y acatar la decisión ganadora.

Autonomía y lealtad son los conceptos que atraviesan el documento que define con más precisión características propias de un vínculo federal. “PSC y PSOE se reconocen recíprocamente como referentes políticos mutuos en sus respectivos ámbitos territoriales, siendo el PSC el representante del PSOE en Cataluña y siendo el PSOE el representante del PSC en España”, señala el texto. Aunque el escollo inicial estuvo en si los militantes del PSC podían o no votar al secretario general del PSOE, a medida que transcurría la negociación la controversia se centró en quién marcaba la política en asuntos que tuvieran repercusión en el resto de España. Y esto fue lo que llevó más tiempo.

Pero también importaba mucho al PSC que sus militantes pudieran participar en la elección del secretario general. A pesar del primer impulso de la gestora, cual fue poner las máximas trabas posibles, el tiempo sirvió de bálsamo, además de la contribución a la solución que ofreció la eurodiputada Elena Valenciano. Los militantes del PSC que quieran votar al nuevo líder del PSOE tendrán que inscribirse en un censo creado para este fin. El proceso de votación queda, por tanto, en manos de la gestora y no del PSC. Con esta solución y este acuerdo, se elimina de la disputa interna del PSOE si los militantes del PSC pueden participar en las primarias del mes de mayo.

Tanto Pedro Sánchez como Patxi López, precandidatos para las primarias a la secretaría general, habían defendido con contundencia la participación de sus compañeros catalanes. Pedro Sánchez trabajará intensamente en Cataluña y Patxi López tratará de atraer a militantes catalanes a sus filas. Aún no se conocen los planes de Susana Díaz sobre el diseño de su campaña, si finalmente se presenta. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se comprometió a no hacer campaña por ningún candidato.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información