Expedientan a una guardia civil por negarse a llevar un chaleco antibalas masculino

La agente se cubrió con una prenda no oficial que se ajustaba mejor a su talla

Agentes de la Guardia Civil durante un servicio.
Agentes de la Guardia Civil durante un servicio. Albert García
Más información
Expedientan a dos mujeres policía por no querer llevar chaleco de varón
Interior sostiene que 13.000 policías tienen chaleco antibalas desde 2013

La Guardia Civil ha abierto un expediente a una agente por utilizar un chaleco antibalas propio no reglamentario. Alicia Sánchez, destinada en Salamanca, alegó que la talla no se ajustaba a su anatomía y que por eso utilizaba un chaleco propio desde hace ocho años. El caso, que ya se había archivado por un Juzgado Togado Militar, se ha vuelto a abrir como una causa administrativa dentro de una "investigación interna", según informa la Guardia Civil. 

La agente utilizó un chaleco antibalas propio en vez del que le proporcionaba el cuerpo para realizar un servicio el pasado 4 de agosto. Sánchez fue acusada de insubordinación después de que su superior le exigiera ponerse la prenda reglamentaria. La agente asegura que días antes del servicio había solicitado una talla adecuada, "hice una instancia a mi capitán pidiéndole un chaleco femenino para el día del control". Tras ser archivado el caso por considerar la juez que los hechos no implican responsabilidad penal militar, la Dirección General de la Guardia Civil aplica ahora la ley orgánica de régimen disciplinario del cuerpo y acusa a la investigada de falta grave. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) "teme" que si el expediente termina en una sanción de este tipo pueda suponer la pérdida de destino para la agente, lo que significaría "la expulsión de su destino actual". Sánchez asegura que desobedeció la orden por su propia seguridad y cuenta que se le puede imponer una pena de 20 días sin sueldo por falta grave.

La AUGC afirma que "es a raíz de su denuncia cuando [el Ministerio del Interior] va a comprar" chalecos adecuados a las tallas de las agentes. El Ministerio del Interior publicó el 7 de febrero una licitación por 7,8 millones de euros para la adquisición de 21.000 chalecos destinados a la Guardia Civil. El encargo incluye la entrega de 7.000 prendas al año desde 2017 hasta 2019. Esta es la primera licitación en la que se incluyen prendas con tallas específicamente femeninas, según afirma el Instituto Armado, que alega, además, que antes no se fabricaban. Las agentes han recibido un correo electrónico en el que se pide que detallen sus medidas para adecuar el chaleco a estas. La razón por la que muchos de estos casos no salen a la luz, según la AUGC, es que la Guardia Civil es un cuerpo "fuertemente disciplinado y muy jerarquizado, el comportamiento normal es que las agentes cumplan pese a que les sea incomodo llevar el chaleco". La investigada cuenta que "las solicitudes o quejas deben hacerse individualmente y por escrito y eso echa mucho para atrás". Las mujeres están presentes en el Instituto Armado desde 1989 y suponen un 6% de los efectivos que tiene el cuerpo. 

Según explica la asociación, la agente adquirió un chaleco por 500 euros que usaba de forma habitual hasta que un superior le obligó a quitárselo el pasado agosto. Sánchez alegó que la prenda de protección que le proporcionaban le dificulta el acceso a la pistola y los grilletes por su tamaño. El auto del Juzgado Togado Militar Nº42 explica que se trata de "una problemática que afecta a los cuerpos femeninos de la Guardia Civil, en cuanto a la escasa disponibilidad de chalecos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS