Homs camino del Supremo: “volem votar”, “viva España” y la sombra del 3%

Unas 250 personas arropan al diputado del PDECat ante el juicio por el 9-N

Homs y Mas este lunes en Madrid camino al Tribunal Supremo.Foto: atlas | Vídeo: ULY MARTÍN / ATLAS

Jordi Roset se ha adelantado a todos. Ha sido el primero en la plaza del Rey, punto de partida de la marcha de apoyo al diputado Francesc Homs, que este lunes se enfrenta a juicio por la consulta del 9-N. Roset ha instalado, a primera hora, una urna gigante de votación de cartón. La ha traído en furgoneta desde Terrassa (Barcelona). “La Guardia Civil nos ha preguntado si teníamos permiso, y sí, lo habíamos solicitado”, sonríe Roset, feliz de haber sido previsor. Decenas de personas se han ido acercando a la plaza con estalades (la bandera independentista catalana) y carteles que reclaman el derecho a decidir. “Si nos ponemos abajo, pareceremos más”, señala una de las participantes de un acto diseñado al milímetro. “Cantaremos Els Segadors frente a la urna cuando llegue Homs”.

Más información
Francesc Homs se sienta en el banquillo por el 9-N tres semanas después del juicio contra Mas
Artur Mas asegura que el juicio del 9-N es un “acelerador” para el soberanismo

Y poco después de las 9 horas, Homs ha llegado con una amplia sonrisa junto a un nutrido séquito de cargos públicos y de la sociedad civil. El diputado del PDECat ha sido recibido con aplausos y gritos de “volem votar” (“queremos votar”) y de “independencia”. Y ha posado para las cámaras frente a la enorme urna de Roset junto al expresidente catalán Artur Mas, varios miembros del actual Ejecutivo catalán (la vicepresidenta Neus Munté, el consejero Raül Romeva), diputados catalanes de Junts pel Sí en el Parlament (Marta Rovira, Lluís Llach) y en el Congreso, además de líderes de las entidades soberanistas Òmnium Cultural (Jordi Cuixart) y Asamblea Nacional Catalana (Jordi Sànchez).

Los concentrados han reclamado, con pancartas en tres idiomas (catalán, castellano e inglés) su derecho a votar sobre la independencia. Y han deplorado que la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014 se dirima por la vía penal. Frente a ellos, un hombre con bandera española ha reclamado a gritos que se cumpla la ley. “Rajoy. El artículo 15 existe. Úsalo”, ha escrito en una pancarta. “Traidores, vais a caer todos bajo el peso de la ley”, ha gritado después, mientras la Policía trataba de mantenerlo lejos de la escena. El hombre ha concluido su actuación con un “¡Viva España!” que los independentistas han saludado con fair play y risas: “¡Viva!”

Homs —que no ha hecho declaraciones, pero ha repartido besos y abrazos— y Mas han encabezado la marcha, que ha recorrido en apenas 20 minutos, vía Recoletos, el trayecto entre la plaza del Rey y el Tribunal Supremo. Allí, los 250 manifestantes que han arropado a Homs han retomado los gritos de “independencia”. El diputado ha entrado en el tribunal hacia las 9.30 horas y ha abrazado a Mas, que fue juzgado por los mismos hechos hace tres semanas y espera sentencia.

El expresident ha insistido, una vez más, en que no hay delito por “sacar las urnas a la calle” y ha subrayado que el juicio por el 9-N “tiene una base política clarísima”. La aglomeración mediática ha obligado a Mas a repetir las declaraciones. En la segunda ocasión, un hombre de ellos ha pasado a toda velocidad junto a la nube de periodistas que le rodeaban y se ha acordado de la madre del expresidente: “¿Y el 3% cuándo lo devuelves?”, ha dicho, enfadado, en alusión al presunto cobro de comisiones ilegales por parte de Convergència.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS