Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera pide la dimisión de Pedro Antonio Sánchez y un candidato alternativo del PP

El líder de Ciudadanos no aclara si participará en una moción de censura en Murcia

Albert Rivera, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera, en una imagen de archivo. EFE

Albert Rivera ha pedido este martes a Pedro Antonio Sánchez que abandone la presidencia de Murcia por su imputación en el caso Auditorio, pero no ha aclarado si Ciudadanos impulsará una moción de censura si el líder regional del PP no lo hace. Los representantes autonómicos de Rivera han solicitado una reunión con el presidente de la región para pedirle que deje el cargo y que proponga un candidato alternativo.

"Todo el apoyo a Miguel Sánchez [portavoz de Ciudadanos en Murcia] y a todo nuestro equipo que está haciendo una gran labor pidiéndole al presidente de la región que cumpla su palabra", ha asegurado el presidente de Ciudadanos en referencia a que Sánchez prometió dejar el cargo si era imputado. "Lo razonable es que el partido que ganó las elecciones proponga a alguien que no esté imputado y que se pueda mantener la estabilidad en la Comunidad", ha argumentado antes de la reunión de su grupo parlamentario en el Congreso de los diputados. Y ha añadido: "Sería un poco contradictorio que el PP no quisiera un gobierne el PP. Vamos a esperar a esa reunión".

"Es el momento de estar muy serenos", ha afirmado Miguel Sánchez, portavoz de Ciudadanos en Murcia, en conversación con este diario. "En esa reunión le vamos a proponer una solución, que pasa por un candidato alternativo, sin ningún trauma. Estamos convencidos de que no va a poner en jaque la gobernabilidad de la región de Murcia por un escenario personal".

Los dos partidos firmaron un pacto de investidura que establece que cualquier cargo imputado será apartado de su puesto. Sin embargo, Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno; Rafael Catalá, el ministro de Justicia; o Rafael Hernando, el portavoz parlamentario del PP; han descartado que Sánchez deba dimitir en este momento. La "línea roja", ha dicho este martes Noelia Arroyo, portavoz del ejecutivo autonómico, es "la apertura de juicio oral". Eso supone que el PP obvie sus acuerdos autonómicos y nacionales con Ciudadanos y que vuelva a su doctrina original sobre las causas abiertas contra sus cargos.

El PP y Ciudadanos están enzarzados en un pulso dialéctico sobre la situación judicial del presidente de Murcia. El partido de Rajoy considera que Sánchez no debe dimitir porque se trata de un error administrativo que no le ha reportado un enriquecimiento personal y porque el juez tampoco ha decretado la apertura de juicio oral. La formación de Rivera aduce que la ley de Transparencia de Murcia establece la incompatibilidad entre estar imputado y ocupar un cargo público. También recuerda que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJM) ya ha dado el paso de investigar al presidente regional. Y se agarra al punto número uno del acuerdo de investidura que firmó de su puño y letra el propio Sánchez con Ciudadanos: "Separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial".

El debate, sin embargo, está muy vivo. Aunque Ciudadanos introdujo en todos sus pactos autonómicos esa cláusula que obliga a expulsar a los imputados, no lo ha hecho en su proposición de Ley para luchar contra la corrupción, que se debate en el pleno del Congreso de este martes: en el proyecto que remitió a la Cámara Baja sí pone el listón para la expulsión en la apertura del juicio oral, un momento procesal posterior al de la imputación, y por lo tanto menos exigente. 

Más información