Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no firmará pactos con el Gobierno hasta resolver su liderazgo

La fractura interna que vive la formación aconseja a su comisión gestora extremar la distancia con el Ejecutivo

El PSOE no firmará ningún acuerdo de calado con el Gobierno de Mariano Rajoy hasta que no se resuelva su liderazgo y apruebe su proyecto político en las primarias y en el congreso de mayo y junio, respectivamente. La fractura interna que vive la formación aconseja a su comisión gestora extremar la distancia con el Ejecutivo toda vez que los dos candidatos actuales, Pedro Sánchez y Patxi López, reprochan a la dirección provisional sus acuerdos con el PP. El pacto educativo será la excepción. Tampoco se inhibirán del conflicto con Cataluña.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig (a la izquierda), y el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.
El secretario general del PSPV, Ximo Puig (a la izquierda), y el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo. EFE

Sin dramatismo y sin anuncios expresos, la actitud del PSOE con el Gobierno de Rajoy será fría y, en la práctica, se traducirá en la ausencia de acuerdos. A tres meses de la celebración de las primarias en las que los militantes socialistas elegirán a su secretario general, la comisión gestora extremará su actuación. Las fuentes consultadas recuerdan que el PSOE tiene que tomar decisiones todos los días en la vida institucional y así continuará aunque eludiendo al máximo los acuerdos bilaterales con el Ejecutivo.

La dinámica interna del partido, protagonizada por los militantes, así como las banderas que han cogido Pedro Sánchez y Patxi López, los dos miembros del partido que hasta ahora han anunciado que presentarán su candidatura a la secretaría general, fuerzan a la formación socialista a distanciarse del Gobierno hasta que haya un líder elegido y un proyecto refrendado por los militantes.

Partido autónomo

El ejemplo de los estibadores

“En ningún caso los socialistas podemos convalidar el decreto del Gobierno para liberalizar la estiba”. Fuentes de la gestora del PSOE resaltan con contundencia su rechazo al cambio en el sector de la estiba en función de la norma europea que quiere liberalizar ese ámbito, aunque reconozcan que el sistema que rige el sector no aguanta los parámetros laborales del siglo XXI. Este es uno de los ejemplos que esas fuentes señalan para explicar que se descuelgan del Gobierno. A la incredulidad de los sectores críticos del PSOE sobre el voto a los Presupuestos de 2017 responde la gestora con un “esperen y comprueben”. Si el Gobierno los presenta, se encontrará con el rechazo del grupo socialista, aseguran esas mismas fuentes.

Los dos aspirantes a la secretaría general se refieren continuamente a la necesidad de que el PSOE sea un partido “autónomo”, lejos del PP, y represente a una “izquierda exigente”. Aunque Sánchez llevó hasta sus últimas consecuencias el no es noa la investidura de Rajoy con la renuncia a su escaño, Patxi López también se opuso a esa opción aunque se abstuvo por no contravenir una decisión del comité federal. “A partir de ahora nuestros pactos con el Gobierno serán igual a cero”, señalan fuentes de la gestora.

Las excepciones estarán en los asuntos de Estado y con ello se alude a la unión de fuerzas dentro y fuera de España contra el terrorismo yihadista y las medidas que puedan tomarse en torno a Cataluña. Si las autoridades catalanas vulneran la ley, el PSOE apoyará al Gobierno en la restitución de la norma jurídica y constitucional. Los socialistas defienden la legalidad pero también el diálogo para que el conflicto con esta comunidad autónoma pueda abordarse desde la política.

La comisión gestora que dirige el PSOE no reniega en absoluto de los acuerdos alcanzados con el Gobierno desde el mes de diciembre pasado. Es más, los lleva como bandera: consiguió que entrara en vigor el mes pasado la subida más alta del salario mínimo interprofesional registrada en muchos años, con un 8%. Ese afán por apuntarse un tanto provocó una fuerte crisis con los sindicatos que, en privado, advirtieron al PSOE que si la negociación en solitario con el Gobierno iba a ser su práctica habitual, en asuntos propios de los sindicatos solo les dejaban el camino de la protesta en la calle. La paralización de las reválidas ha sido otro de los asuntos de máxima satisfacción para el partido socialista.

La formación sí perseguirá con ahínco la posibilidad de alcanzar un amplio acuerdo en torno a la educación. Y poco más, salvo el acuerdo sobre el techo de gasto sin el cual las comunidades autónomas se verían ahogadas.

Más información