Hollande invita a Rajoy a volver al núcleo directivo de la UE en su año más difícil

Málaga acoge la XV cumbre hispano-francesa, a la que el presidente galo acudirá con seis ministros y dos secretarios de Estado

El presidente Mariano Rajoy durante una entrevista en La Moncloa el pasado 15 de febrero.
El presidente Mariano Rajoy durante una entrevista en La Moncloa el pasado 15 de febrero. GERARD JULIEN (AFP)

El presidente francés, François Hollande, quiere que el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se reincorpore al puente de mando de la UE en un año en que el proyecto europeo se tambalea por el Brexit, el auge de los populismos y la incertidumbre electoral en Francia, Alemania y Holanda, según fuentes diplomáticas. Málaga será escenario este lunes de la XV cumbre hispano-francesa, a la que Hollande acudirá acompañado por seis ministros (Exteriores, Interior, Justicia, Energía, Educación y Finanzas) y dos secretarios de Estado (Transportes y Deporte) que se reunirán con sus homólogos españoles.

Más información
March Against Trump's Immigration Policies Takes Place In Los Angeles
España busca su lugar en el mapamundi de Trump
French President Francois Hollande in Ivry sur Seine
Hollande pide una “respuesta con firmeza” desde Europa contra las medidas de Trump
“Las instituciones europeas nos han pedido que España tire del carro”

Aunque se abordarán asuntos bilaterales —las interconexiones energéticas, la colaboración antiterrorista o los ataques a camiones españoles en el país vecino— la reunión estará centrada en la respuesta de la UE a sus numerosos desafíos, incluido el abierto antieuropeísmo del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

Hollande invitará a Rajoy a una reunión de los cuatro grandes países de la UE tras la salida de Reino Unido —Francia, Alemania, Italia y España— que quiere convocar en París antes del Consejo de marzo y de la cumbre del 25 de ese mes en Roma con motivo del 60 aniversario del tratado fundacional de la Comunidad Europea. En esa cita, España consolidará su presencia en el núcleo dirigente de la UE del que estuvo ausente el año pasado por el bloqueo político interno.

La situación ha cambiado radicalmente: Hollande, que no se presenta a la reelección en las presidenciales abril, afronta sus últimos meses en el Elíseo con el riesgo de que le suceda la eurófoba Marine Le Pen, y el italiano Matteo Renzi, que excluyó a Rajoy del triunvirato formado tras el referéndum británico, ha sido sustituido por Paolo Gentiloni, mucho más proclive a España. Merkel ya invitó a Rajoy a la despedida del expresidente estadounidense Barack Obama en Berlín en noviembre pasado, pero será ahora cuando se oficialice su regreso al primer plano de la política europea. “Hablaré con Hollande del futuro de Europa, y creo de estamos de acuerdo en lo esencial”, declaró Rajoy a France Press el pasado día 16.

En su última cumbre bilateral, Rajoy y Hollande abordarán la aplicación de la hoja de ruta aprobada en la cumbre informal de Bratislava (Eslovaquia) de septiembre pasado para diseñar el futuro de la UE a 27, que pasa por impulsar la defensa europea, un proyecto obstaculizado hasta ahora por Londres, pero también por culminar la unión económica y monetaria y el mercado único digital y de la energía.

Las interconexiones eléctricas, objeto de frecuentes fricciones por la resistencia de Francia a facilitar el acceso español al mercado europeo, puede tomar un nuevo cariz después de que este invierno se demostrara que el beneficio es recíproco. La parada de buena parte del parque nuclear francés llevó al país vecino a importar entre 2.500 y 3.000 megavatios diarios, equivalentes a cuatro centrales, durante el mes de enero, lo que contribuyó a la escalada del precio de la electricidad en España, según el Gobierno.

La inauguración de una línea por Cataluña en febrero de 2015 elevó la interconexión al 2,8% de la capacidad de producción española, pero ese porcentaje está aún muy lejos del 10% fijado por la Comisión Europea. Hay otros proyectos en estudio, como una línea de alta tensión por el País Vasco y otra por el Pirineo, y España quiere desarrollar también la red de gasoductos, para llevar a Europa central el gas argelino y el importado a través de por sus plantas regasificadoras.

La cumbre de este lunes será la decimoquinta que celebran España y Francia desde 1987 y la primera desde diciembre de 2014. Los dos mandatarios visitarán el museo de arte de la ciudad en el Palacio de la Aduana, y el centro Pompidou de Málaga, que en 2015 se convirtió en la primera sede del museo francés fuera de París.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS