Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moreno Yagüe, el único oponente de Pablo Iglesias en Vistalegre

El diputado andaluz opta a liderar Podemos para presentar su propuesta de democracia real

Juan Ignacio Moreno Yagüe.
Juan Ignacio Moreno Yagüe. EFE

Juan Ignacio Moreno Yagüe de Acevedo (Salamanca, 1973) será el único oponente de Pablo Iglesias como aspirante a la secretaría general de Podemos este fin de semana en Vistalegre. Y lo hace de forma involuntaria. Al contrario que otros candidatos de otros partidos, que solo persiguen un minuto de gloria, él es consciente de que no tiene posibilidades de llegar al cargo, pero presentarse es la única opción de exponer su propuesta de "democracia real", con la que llegó al partido desde las plazas del 15M.

"El programa de Pablo Echenique [secretario de Organización de Podemos] no me permite presentar la propuesta y ya está. No quiero nada más. Ninguno la acogía o imponían condiciones que la desvirtuaban. Solo me dejaban dos caminos: o formar una lista de 60 personas o la candidatura a la secretaría general", afirma el diputado autonómico en Andalucía.

Su propuesta pretende contrarrestar el valor del voto de los diputados con el sufragio directo de los ciudadanos vía telemática. Con su programa, cada 100.000 votos electrónicos supondrían devolver un escaño a la ciudadanía. Si una ley recibiera 3,5 millones de votos electrónicos, equivaldrían a 35 escaños, por lo que el valor de los sufragios de los 350 diputados del Congreso perdería un 10% de su valor.

Los miembros de los parlamentos seguirían siendo los promotores principales de las leyes y representantes de aquellos que no quisieran ejercer su derecho al voto.

Esta fue la principal propuesta del grupo del que surgió Moreno Yagüe, Democracia Real Ya (DRY), y el ahora diputado considera que es más necesaria que nunca. "Es revolucionario. Mi candidatura es rompedora y más podemita y 15 M que ninguna", argumenta.

"La propuesta es seria. O hacemos esto o la banca sigue mandando. Sé cómo se cambian las cosas y cómo dar miedo de verdad, no solo con un eslogan", defiende el candidato a dirigir el partido, quien destaca que, además, los medios electrónicos permiten "que los ciudadanos recuperen el poder y la democracia sea real".

Es consciente que su propuesta no solo restaría poder al Congreso sino también a las estructuras de los partidos. "Si desarrollamos ese modelo, no se necesitaría ni secretario general", argumenta. A ese modelo de democracia electrónica suma un paso más a las listas abiertas: "Que cualquier ciudadano se pueda presentar a diputado, sin necesidad de partido que lo respalde".

En su opinión, eso sería democracia real y permitiría "alianzas honestas", sujetas a las ideologías de cada representante y no a las directrices de un partido.

Para probar su sistema, el equipo de Yagüe ha desarrollado un simulador. Según sus cuentas, si a la reforma constitucional sobre el déficit o a la última reforma del mercado laboral, de la que hoy se cumplen cinco años, se hubieran sumado 16 millones de votos en contra, según la tendencia reflejada por las encuestas, ninguna de las dos propuestas habría obtenido el respaldo suficiente.

Habría cuestiones de principios fundamentales que habría que blindar con la exigencia de un número elevado de sufragios. De esta forma, la pena de muerte no podría ser establecida salvo por una mayoría tan elevada de electores que, de conseguirse, evidenciaría un problema social, al margen del sistema de voto.

Más información