Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores alega que los familiares de los ahogados en El Tarajal pueden cotejar el ADN sin viajar

El Gobierno justifica que se denegara el visado a presuntos parientes de los inmigrantes muertos en la playa ceutí

Participantes en la IV Marcha por la Dignidad, organizada en la valla de Ceuta.
Participantes en la IV Marcha por la Dignidad, organizada en la valla de Ceuta.

El Ministerio de Asuntos Exteriores asegura que los familiares de los inmigrantes fallecidos hace tres años en El Tarajal, la playa ceutí donde 15 subsaharianos se ahogaron mientras la Guardia Civil intentaba evitar que pisaran tierra disparándoles pelotas de goma, pueden verificar la identidad de los cadáveres enterrados en España mediante pruebas de ADN, sin necesidad de viajar a nuestro país.

En respuesta a la ONG Caminando Fronteras, que denunció el pasado lunes en el Congreso que se ha impedido la entrada en España de parientes de los inmigrantes ahogados en febrero de 2014 que querían identificar los cadáveres de sus familiares, Exteriores alega que en mayo de 2016, casi dos años y medio después de la tragedia, 14 cameruneses pidieron visado en el consulado español de Yaundé (Camerún) alegando ser familia de las víctimas.

Para entonces, ya era demasiado tarde para reconocer los cadáveres, pero no para identificarlos, ya que se tomaron huellas necrodactilares, placas dentales y muestras de ADN, según Exteriores. Existe un protocolo que permite cotejar estas muestras con las de sus familiares, pero nunca se utilizó, por lo que estos siguen sin identificar.

Para justificar la denegación de los visados, Exteriores asegura que los solicitantes no justificaron adecuadamente el propósito y las condiciones de su viaje, no aportaron pruebas de su parentesco con los fallecidos y tampoco de contar con medios de subsistencia en España, por lo que existía un “riesgo objetivo” de que no regresaran a su país. El recurso contra la denegación de los visados se presentó ante el consulado español en Tánger (Marruecos), pero no fue admitido a trámite al no estar firmado. Tras la tragedia, solo la Embajada de Mali se interesó por los cuerpos, según Exteriores.

Más información