Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patxi López: “Los militantes quieren elegir, no voy a participar en un apaño”

"Los militantes tienen que elegir, si no, será un cierre en falso, como los dos anteriores congresos, que fueron fallidos”, sostiene el candidato a la secretaría general del PSOE

El futuro candidato a las primarias del PSOE, Patxi López, durante la entrevista. En vídeo, declaraciones de López este lunes en la Cadena Ser.

Patxi López (Portugalete, Bizkaia; 1959), expresidente del Gobierno vasco, con el apoyo del PP; ex líder de los socialistas vascos, exresponsable de Acción Política de la ejecutiva de Pedro Sánchez; expresidente del Congreso y actual diputado nacional por Bizkaia, ha sorprendido a su partido, el PSOE, al adelantar a todos los posibles candidatos a la secretaría general de su partido en el anuncio de su candidatura. A su favor tiene el crédito y la buena acogida que goza entre dirigentes y cuadros de su partido, vayan o no a apoyarle. Su primera tarea es convencer a los militantes de que él no es el representante del “sector crítico”; ni forma parte de una operación que concluirá con su retirada para pactar con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. “Yo no me presento para participar en un apaño; los militantes tienen que elegir, si no, será un cierre en falso, como los dos anteriores congresos, que fueron fallidos”.

Pregunta. Se presenta a liderar un partido con una división como no la recuerdan ustedes mismos desde hace décadas…

Respuesta. Sí, pero también con unos militantes que quieren superar el enfrentamiento y los espectáculos dolorosos. Todos quieren que pongamos en pie un proyecto de izquierda exigente. Eso es lo que quieren ahora.

P. ¿Qué entiende usted por un congreso “de unidad” como propugnan destacados líderes territoriales?

R. No lo sé, pero sí sé que los militantes quieren elegir y lo comparto y nuestro modelo está así concebido; para que elijan.

P. ¿Que elijan entre diferentes modelos ideológicos, orgánicos...? ¿Usted cree que la disputa va a ser en esos términos?

R. Lo veremos pero yo desde luego voy a defender un proyecto de PSOE que ocupa el espacio de la izquierda transformadora sin complejos pero asumo el legado socialista que tiene a lo largo de la historia lejana y reciente muchos aciertos.

P. ¿Comparte entonces cómo se llevaron las negociaciones en las dos investiduras de Pedro Sánchez?

R. Todo. Cuando uno se presenta para la secretaría general del PSOE tiene que asumir toda la responsabilidad del legado de los anteriores. Yo compartí con él la búsqueda de un gobierno alternativo a la derecha, pero eso quedó atrás.

“Los militantes tienen que votar, si no será un apaño y un cierre en falso”

P. Pero las secuelas de lo que pasó se mantienen por la división del partido tras la abstención del grupo socialista ante la investidura de Mariano Rajoy.

R. Sí, es cierto que buscamos la alternativa a Rajoy pero fui realista cuando comprobé que Podemos no quería pactar sino combatir al PSOE y en esas condiciones no era factible buscar acuerdos con ellos, pero quizá podíamos haber hecho otras cosas antes de llegar a la votación a Rajoy.

P. ¿Qué cosas?

R. No debería haberse visualizado tanto esa entrega del gobierno a la derecha; yo defendí que la abstención a Rajoy no tuviera el aval de todo el grupo socialista, sino solo de los necesarios.

P. Antes de eso, tuvo lugar la decisión del comité federal de abstenerse que usted acató pero que votó en contra en ese comité y de la que ha reiterado en su presentación que fue un error. ¿Cuál era la alternativa, gobernar con Podemos y los nacionalistas o terceras elecciones?

R. Las elecciones no eran la mejor opción pero a mí no me da miedo que los ciudadanos voten; pero esto ya no va a ninguna parte...

P. Pero, ¿cabía la opción de gobernar con Podemos y los nacionalistas, a pesar de que tenían la prohibición del comité federal?

R. Con Podemos vimos que era imposible, pero vamos a distinguir al hablar de nacionalistas. El PSOE ha llegado a muchos acuerdos con los nacionalistas y nosotros en el PSE también. No se trata de con quién sino del qué se pacta. Llegar a acuerdos con los nacionalistas, cuando se pueden alcanzar, significa que tienen acomodo en el proyecto común. Pero no es posible llegar a acuerdos con posiciones de independentismo que quieren la ruptura con la mayoría de la sociedad.

P. ¿Pedro Sánchez no hubiera gobernado con ellos?

R. Pedro Sánchez no era partidario en absoluto de gobernar con quienes quieren romper el país y fracturar la convivencia.

P. Entonces no cree que en la disputa por la secretaría general va a producirse una dicotomía por territorios, norte-sur, y por cercanía a los nacionalistas.

R. Eso no tiene que pasar y no va a pasar. Nuestras diferencias tienen que ser con la derecha y no en el enfrentamiento entre identidades; el PSOE es el partido de la centralidad.

P. Si quiere distinguirse de otros tendrá que buscar diferencias sobre todo si quiere encabezar el sector crítico.

“Podemos no quería acordar con los socialistas sino combatirnos”

R. ¿Crítico de qué? Yo soy del sector oficial, del socialista. Mi objetivo es buscar la integración pero defenderé mi proyecto.

P. Pero se barrunta en sectores de su partido que pactará con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz.

R. Los militantes tienen que ejercer su derecho a decidir y al contraste de ideas. Tiene que haber primarias, solo así este será el congreso de la unidad. Los militantes quieren participar y saber qué ofrecemos cada uno para reconstruir nuestro partido y presentarnos ante la sociedad con un proyecto que represente a la mayoría. Ya lo dije antes.

P. Entonces ¿no prevé que haya pactos más adelante?

R. Para conseguir la unidad del partido lo fundamental es que los militantes elijan, voten, si no, pensarán que es un apaño y se cerrará en falso la crisis, y la herida. Si no, será otro congreso fallido, como los dos anteriores. La unidad que yo busco no nacerá de la uniformidad sino del contraste del voto.

P. ¿Qué impresión le produjo su conversación del sábado con Susana Díaz?

R. Hablé con ella, y con todos los secretarios generales, además de ex secretarios y personas relevantes del partido.

P. ¿Susana Díaz se presentará a la secretaría general?

R. No lo sé.

P. ¿Y Pedro Sánchez?

R. No lo sé tampoco; yo les llamé para comunicarles que yo me iba a presentar.

P. ¿Se puede ganar un congreso sin el apoyo de los líderes territoriales de las federaciones más numerosas?

R. No se puede ganar sin el apoyo de los militantes y son lo suficientemente maduros para decidir libremente.

“Hubiera sido más radical en la reforma laboral y en el salario mínimo”

P. ¿Qué cree que piensan los militantes sobre la labor de oposición del PSOE?

R. Yo defenderé que hagamos una oposición crítica con el gobierno; la presentación de iniciativas propias, y definir los espacios de entendimiento para llegar a pactos de Estado. En algunas materias entre atemperar o derogar yo prefiero derogar.

P. ¿Cómo llama usted a lo que están haciendo con la reforma laboral; o con el salario mínimo interprofesional?

R. Sobre la reforma laboral yo sería partidario de derogar buscando una mayoría alternativa y aunque no desdeño el acuerdo para subir el salario mínimo hubiera sido más radical al no condicionarlo a los convenios o a la ley autonómica.

P. ¿Esas posiciones son más de izquierdas o más radicales que la que lleva a cabo la dirección del grupo socialista?

R. La dirección del grupo tiene legitimidad para tomar sus decisiones pero yo defenderé que el PSOE ocupe el papel de la izquierda transformadora, y no de pancarta y megáfono, sino la izquierda exigente. Decía Ramón Rubial en 1982 cuando el PSOE ganó las elecciones que la revolución se hace desde el Boletín Oficial del Estado para mejorar la vida de la mayoría de la gente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información