Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad de Sevilla prohíbe la entrada en la facultad al catedrático condenado por abusos sexuales

La institución suspende a Santiago Romero

Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla.

La Universidad de Sevilla ha suspendido al catedrático Santiago Romero tras su condena a siete años de cárcel por abusos sexuales y lesiones psicológicas continuados sobre dos profesoras y una becaria. En paralelo, la institución le prohíbe acceder a la Facultad de Ciencias de la Educación, de la que Romero ha sido decano, tras conocer la sentencia del Juzgado de lo Penal 2 de Sevilla y cómo describe la sucesión de tocamientos e insultos vejatorios del catedrático hacia sus subordinadas.

"La Universidad de Sevilla ha decidido suspender de toda actividad académica al catedrático Santiago Romero con carácter inmediato", ha informado la institución en un comunicado, a pesar de que la sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia de Sevilla. La contundencia de los testimonios de sus tres víctimas —recogidas en un fallo de 72 páginas— y la condena de voces críticas hacia Romero han influido para que la Universidad tomara la drástica decisión de apartar al docente sin contar con una sentencia definitiva. Además de los tocamientos, el catedrático amenazaba a las víctimas con perder el puesto, les impedía leer sus tesis o apuntarse a los grupos de investigación y les exigía aparecer como coautor de lo que ellas publicaban. Romero ha permanecido en la facultad mientras que sus víctimas debieron abandonarla al caer en saco roto sus denuncias.

El Consejo Superior de Deportes galardonó en 2010 a Romero, exentrenador de la selección andaluza de voleibol, con la Medalla de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo.

La Universidad ha reabierto el procedimiento sancionador contra el catedrático, investigación que paralizó una vez se inició la instrucción penal. La lentitud de la justicia, que le ha condenado a indemnizar a las tres víctimas con 110.000 euros, ha provocado que Romero haya permanecido durante más de una década como docente desde que inició los abusos sexuales sobre sus compañeras y becaria en 2006. Este retraso en los juzgados ha provocado que su condena se haya reducido por dilaciones indebidas.

¿Cómo pudo perpetuar los abusos Romero durante cuatro años, hasta 2010, y permanecer en el puesto? "Por la situación de dominio. Ejercía el poder repartiendo privilegios o castigos respecto a sus exigencias. La denuncia es de 2011 pero antes las víctimas ya lo habían expuesto en el Departamento a otros profesores y hay personas que en casos de dominio y abusos se benefician de privilegios y no quieren tener problemas", explica la abogada de una de las víctimas, Amparo Díaz. "Espero que el Consejo Superior de Deportes le retire la medalla concedida de inmediato", añade la letrada. Romero dirigió durante unos años dicho Departamento de Educación Física y Deporte en la Facultad de Ciencias de la Educación, donde impulsó un grupo de investigación sobre las interacciones entre la mujer y el deporte.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha tachado de "intolerables" estos hechos y ha censurado cualquier tipo de violencia contra las mujeres. "Esperamos que cuanto antes se tomen medidas para que este señor no vuelva a estar en un aula nunca más, ni de la Universidad de Sevilla ni de ninguna universidad de nuestra tierra", ha dicho Díaz en Sevilla. "Ante la violencia de cualquier índole hacia las mujeres hay que ser firmes, contundentes, unir esfuerzos y no tener ningún tipo de tibieza", ha reclamado. 

Mientras, la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha denunciado las "agresiones machistas" de Romero pero también ha censurado a la Universidad de Sevilla por "llegar tarde" al suspender de manera cautelar al catedrático ahora, ya que desde 2006 se conocían los hechos. "Hasta 2011 no se mandó a fiscalía sin medidas internas ni acusación", ha lamentado Rodríguez, que ha recordado que "las que tuvieron que irse" de la Universidad fueron las agredidas.

Más información